Jalame la lengua.

Este pequeño organo sutil dentro de mi boca te espera. Cada mañana amanece retorcido, como una constrictor mirando a su alrededor y pensando muy cabezonamente “¿Me estiro, y luego un bocaaaaaaaaado-bocadito? ¡Vale!”. Esta misma lengua es la que recorre el aire cuando me levanto, la que uso para bostezar como un leon, la que me lame las horas al reloj para ver si AL FIN se desgasta la soledad tan abrumadora que da ser un intelectual en plena pose con afan de tiempos e impedir que el jardinero me salga a contratiempo, la que se va a dormir cargada no de papilas gustativas sino de caracteres… me gustaria que te imaginaras esta boca como una gran caverna ovolactea de la cual brillan dentro de si diferentes humores -todos azules, por supuesto, ni mas faltaba, con las palabras limpias brillando en color dorado en el aire- y dentro de ella una boca que tiene llagas, uno que otro colmillo incrustado, lineas de la Magia Blanca relatadas por una nodriza de gitana y sobre todo, millones de papilas gustativas cuyo secreto deber es el realizar en colorsabor las palabras que yo proceso a cada momento y germinarlas hasta que como el vino en una explosion gigantesca pueda estar manifestarse.

A veces siento que no le doy las gracias a mi boca, a mis dientes, mis encias y mis bordes acuosos de la lengua…
cada uno construido con tanto amor y esmero, esperando que le de las gracias y que los honre permitiendoles hacer lo que deban hacer cuando sientan hacerlo.
Los hombres deberiamos tener mas cuidado con lo que decimos, lo que cantamos, lo que comemos en el almuerzo para crear lo que contamos.
Hoy tengo en la garganta como una lanza, como un palillo, como un retorcijon que me ha dicho que debo detenerme, rendirme suavemente, descargar mi lengua para no sufrir de mas videos y continuar sin suplicios.

Esta costumbre de fermentar las palabras nacio cuando era muy joven.
El mundo todavia no tenia escamas y podiamos caminar por donde fuera para oir la hermosa sinfonia de las bombas, que caian sin parar, sin parar, sin detenerse…

A veces me pregunto cuantas veces mas tendre que obligarme a que las palabras, como ahora, me corran por las venas pero hacia AFUERA…
es como la pregunta que se hace la tiza: ¿es todavia amante fiel el tablero? ¿Valora lo que ella le haya regalado antes?

Esta boca solitaria extraña la posibilidad de gorjear el dia a dia, como una nave abandonada a sus sueños dentro de un vocabulario que a veces pasa por la critca, la razon, la mente “alocada” del cliche matutino y la violacion sin ley. Hablar de temas sombrios porque a veces sombrio es el mundo o despertar los candelabros porque el cielo se volvio una boveda larga donde los hombres esclavizan, las mujeres obedecen y todo el pastel confeccionado con tanto amor por el cielo se va al mismismo infierno.
Estas noches, en las que estoy a solas y siento que hay sangre y sangre para contar y derramar me permito cabalgar sobre el espacio entre pixel y pixel y decirme que ya es hora de volver a retomar las letras pero sin abusar de ellas, sugerir y corroborar los sabores que me pertenecen desdeporparaensindentroatrasadelanteazul de ellas.

Es absrudo que dentro de un cielo tan dulce como el que reviste por dentro el corazon de las mujeres tengan que habitar a la fuerza personas que dentro de su alma cargan el poder de hacer daño o manipular a otros… es triste que sigamos posponiendo la felicidad de las habitantes de las nubes porque no somos capaces, los hombres, de responder por lo que engendramos con nuestro verbo.
Por eso me pedi a mi mismo y a mi luz y a mi sombra que me ayudaran con estos musculos vaciados.
Estoy cansado de tanto farsante que lo unico que quiere es poner el mundo dentro de sus mismas cuatro podridas paredes e impedir el ascenso de palabras limpias, de esas libelulas que por fin pueden salir a superficie.

Acaso bordee la aurora de un nuevo humano, despues de relampagos de luz blanca y noches electricas de susurros naranjas soñadores. Espero sin paciencia a veces pero siempre con mucho alumbre, con mucha sal, con mucho salmo, mucho salmon tambien el momento en el cual podamos recordar lo que mas o mejor queremos decir.
Ay de mi que olvide en el momento adecuado perdonarme las mentiras y las acumule dentro del pecho. Ay de mi que olvide dentro de mis mentiras mi pehcho acumulado y rompio hasta el techo. Ay de los que invocan mi ira santa, violadores de almas, corruptores de mariposas, violentos, despreciables, ignorantes lascivos hoplitas.

Y por ello te insisti, mundo: obligame a hablarte…
…¡dejame descargar mi afrenta!

Anuncios

One comment

  1. ameliepoulain11 · septiembre 28, 2008

    El último párrafao es sublime; por otro lado me ha llamado la atención el titulo, por lo de “jalar”, “jalame de la lengua”, la palabra jalar es muy común en la zona donde vivo, pero cuando la pronuncias fuera de mi provincia, la gente ni siquiera entiende lo que significa, me ha llamado la atención por que no me esperaba encontrarmela por aqui, y ,menos en boca, más bien dedos de alguien de otro país 😉

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s