Y se levantó el sol. (Disculpen el retraso :3 )

Y mirarás dentro del ojo del hombre

y verás al hombre que ha sido reducido a cenizas cientos de veces,

al que tus plegarias potentes protegen y absuelven.

Y mirarás dentro del ojo del cielo

y escucharás los cantos de lenguas extrañas sobre veredas con caminos de piedra,

mirando sin mirar el entorno de la humanidad,

reconociendo la tensión de los que a cambio de fama vendieron su alma, poder, amor y sostenibilidad.

Ay, yo que pensaba que era libre y hoy me siento descorazonado por lo que ha de venir dentro de las manos de muchos, muchachos…

Sale el amor navegando entre papel y byte  en la madrugada.
Y no puedes dormir, no quieres soñar, quieres entrañablemente recordar…

Cada paso durante un eón construido, construcción sobre el recuerdo de una comida y otra y ha pasado el movimiento de las estrellas y las hojas han mudado de pleno a podredumbre a desintegrado a semilla que genera planta muy diferente…
Los besos se bebieron entre sonrisas, nace acaso un nuevo amigo a cada caminar de las letras y ya entre página y página tirada en el suelo beben estos de mis recuerdos, mal partidos por las fechas. Y las manos acarician una guitarra eterna y un piano eterno, que dentro de unos pocos oídos a tí te parecen millares.
Noches, algunas, las que nos vemos empapados dentro de un aguacero de mentiras, para alimentar la voraz mente que busca arrastrarnos al desgaste que no ha llegado aún, que aún no ha abrazado o desvestido el mismísimo tiempo.

El tiempo nos tiene, como en una alquimia de cocina,
entre presiones de temperaturas y colores
que al paso del tiempo nos enseñan una gran lección,
que todo lo que a la tierra ha de volver cederá el rojo intenso con el cual salió de ella y se dorará mientras se apague su silencio.
Tanta obsesión con lo que no fue te eclipsa el amor y te rompe las novelas que tejiste durante sesiones de amor, que te dejaban pasmado como un cigarrillo al abstemio y un vino  fuerte a un cura en cuaresma.
El viento que ulula en su cabalgar nocturno te enseñará que la tierra sigue girando, los mares levitando y los aires zigzagueando, pero el tacto de terciopelo de los que añoran un mejor cada día y el dulce, dulce silente beso de sentirse pleno e infante, nunca termina.

Por ello te digo que mirarás dentro del ojo del hombre
y con todo esto ya verás la calidad de su ceniza y el orden y color de sus ritos que no clasificaron a rezos,
lo harás abrazando al sol que sale del cielo y se posa dentro de tu pecho para abotonarte la camisa después de tu desayuno mientras tarareas en lenguas perdidas para el comercio
los placeres que dan una tajada de buena nostalgia aderezada con conclusiones contundentes a las caricias del ayer…

y sales flotando por la ventana.

Anuncios

One comment

  1. oscar cortés · marzo 1, 2009

    buen texto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s