Rocío sobre las cabezas.

Hoy me desperté con el corazón como un nudo,

viendo a lado y lado

la pupila incesante e incandescente de los que el mal desean, de los que el mal sueñan, de los que el mal contienen.

Pensé, tomándome un zumo de color naranja,

en la paradoja eterna:
queremos ser espirituales pero no tocar nuestro centro
queremos ser completos pero no perdonamos,
perdidos entre los matorrales de juncos y noches ambigüas,
perdidos entre las noches definitivas de las mañanas pensantes hiperbólicas.

Cuánto tiempo debe pasar para que volvamos al inicio verdadero
rompiendo las olas de basura a través de las cuales hacemos surf en la ciudad.
(Estructuras escalonadas que llevamos en el alma)

Cuántos odios y perdiciones debemos desentrañar para darnos cuenta de la maldad y mentiras
que engendran tristezas:
bajan de los cielos del Averno falsos profetas,
sugiriéndote libertad y amor eterno y poderoso sexo a cambio de tu alma, tu propio rostro, tu verdadera identidad.

Perdonar y aceptar los eventos es como el recoger los vasos de plásticos y barrer debajo de la mesa, una vez tu fiesta de cumpleaños ha terminado.


Un pensamiento incandescente como una brasa de diamante me espeta directamente al cerebro:
¿en quién confiar? ¿en qué creer? ¿puedo creer? ¿quiero confiar?

Cartas marcadas por mano cruel y antigua, que con su sevicia ordena la noche desde una mesa partida, corrompida por dientes afilados y parásitos enquistados en el alma; arroja fuera de sí, pues, semillas de odio y desconfianza, dividir para imperar por siempre, diluir la consciencia forjada bajo agua y viento durante miles de sonrisas y abandonar a todos a su suerte.

Los pasos  de gigante se tornan pasos de enano a medida que corren los colores en el fuir incesante de los minutos del mañana que corren en el ahora y viajan hacia el ayer.
Revivimos dentro de nosotros el Big Bang sin parar de sonreír mientras acariciámos una vez más el fluir del amor del cielo.

Reinventarnos en el alma mientras las vigas están caídas, mientras la intemperie y los animales se comen lo que has dejado podrir…
…¡¿cuál puede ser el momento de levantarse, si hasta el amor destilado NO ES SUFICIENTE PARA ALIMENTAR MI SEMILLA?!

Cuando aprendemos a sostener un poco nuestras palabras dentro del breve espacio que existe entre el corazón, el amor y el mañana puede ocurrir todo y ocurrir también nada.

Mano que heredas

las venganzas
los desamores
y los poderes de antiguas medidas de tiempo,
danos una vez más del color angelical que encuentras dentro de la copa sagrada,
eleva nuestra sabiduría para cambiar el día a día,
plenos de luz,
amor,
poder,

y esperanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s