Palpitares


Un color entra, dos se van.
Cuando abrimos las persianas por las mañanas y quemamos de nuestra cabeza en un papel, con un oído de madera o uno humano, cuando abrimos las persianas te digo y se queman las ventanas del ayer,  es que continuamos con la búsqueda del amor y el dinero en el día a día.
Vivir para comer, comer para morir, morir para renacer.
Morir y nacer entre ladrillos y casas de cartón, nacer y vivir entre las mentiras y las acciones de los que fueron nuestros superiores cuando éramos enanos y el mundo no paraba de girar como si todo acto fuera el último. (Y lo es, lo es en realidad).

Cuando veo estos edificios iluminados que no conocen ni la noche ni el día, el sino de estas mole eternas, no me cabe más que preguntarme, ¿hacia dónde van? ¿Por qué los erigen con tanto afán? ¿En qué momento, tal como construimos nuestras vidas, construir un edificio se vuelve sinónimo de construir sobre una mentira? ¿Este no es acaso un cacareado material de pésima calidad?

Muy frágil es el paso entre la niñez y el adulto profesional. Pero su cédula tal vez sea más significativa: es la mentira.
Mentirnos no tanto en decirle a todo el mundo lo que quiere oír.
Es negarnos a ver que tomamos decisiones y que estas nos han llevado a cierto sitio y aprendemos a taparlo todo.

Y la política. La política. De tanto odiarla, creo que nos obsesionamos con ella y nos volvemos un político más.

Una persona decía que aplicara lo que se leía de ella y esta misma decía a continuación que los politicos con seres con un tremendo complejo de inferioridad… que solamente denota que en realidad, son inferiores.
Y eso te puede impulsar a arrojar luz al alba, pues…

…tal vez la sangre de nuestras venas no sea tinta aria ni hermosos valses, mas no tenemos que rompernos el cráneo para buscar cómo gustarles a otros, buscando el sol ciegos.
“Lo estamos haciendo para ser libres… “. Libres. ¿Libres? ¿libres nos hará de qué? ¿Libres de nuestra condición mixta, con muchos sabores adentro? ¿Libres de qué? ¿O *para* qué?
Si llevamos amor en el corazón y sabemos que hay que conformar y transformar lo que sabemos del mundo a través de nuestra propia historia, son más grandes las personas que no hacen políticas sino que hacen tradiciones humildes y estéticas, vengan de donde vengan… tal vez hecho esto sin tantas pretensiones de ‘darle una lección a la posteridad’.

Y al ver esto podremos entre todos tejer mejor lo que significa ser urbanos en cualquier ciudad de habla hispana,
al final del tie
mpo del capitalismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s