Tensión.

“Imaginé una pequeña mariposa.

Y así la describo.

Una pequeña mariposa cuyas alas hechas están de un líquido sutil y con encajes en sus bordes
con espinas y pequeñas patitas de obsidiana.

Donde se sienta esta, despega y eleva rumores y fantasías burdas.

Donde se acuesta, la noche parece que nunca terminara y la radiancia crece todos los días.


He acá, el momento que esperamos.

El amanecer nuevo de una tierra nueva, que no contemplará a los desiguales ni a los tímidos entre los humanos.”


Tensión es el tener cada vez que pronuncian tu nombre de andaluz en la punta de mis labios un poema, una pregunta, una lágrima y una carta. Que tengo que guardar a la brava todo esto dentro del bolsillo de mi prudencia para no aterrarte, porque mi memoria no me deja en paz para poder darte un bienamado olvido. Es hallar que no hay canción ni larga ni corta que me permita menguar tu presencia invisible que como un pajarito va comiéndose las migas de mis momentos más cercanos.
Que no haya palabra dentro del diccionario que explique lo mucho que no solo lo lamento, sino que deseo dejarte ir y que esto sea sin el temor a desgarrar mi corazón para siempre en varios pedazos, no sabiendo cómo unirlos después sin una adhesión de colores que surjan de tí.

Irrupción de realidad: Las letras muertas.

Hola a todos.

¿Me digno a aparecerme en día que no es?
Perhaps. Lo siento.

Quería compartirles un par de cosas.

Acá en Colombia hace unos días murió una persona que cantaba a la vida de la sabana costera, Rafael Escalona. Una parte de mi infancia viajó con él, pero me desencanté hace tiempo como para estar devastado.

Y no creo que sea nuevo para nadie que se fue Benedetti.
Y que muchos hayan sabido que él era uruguayo, no argentino.

Yo, la verdad sea dicha, siempre lo consideré un escritor debilitante, que con su tristeza sempiterna arrastraba a las personas a unos laberintos de tristeza y melancolía envueltas en pieles desgastadas al caducar los años, de forma incesante. Incesante y bella, pero así es la araña devorando la mariposa…

Pero hoy, hoy he tenido un placer tremendo. Hoy una amiga de letras me ha enseñado que este hombre tenía un profundo vozarrón para hablar de las letras con potencia y cuando leí lo que escribió me dije a mí mismo: así, así me gustaría poder morir, con voz propia y letra propia, que a la soledad no le temo porque pierdo a un mundo pero gano unas cuantas vidas.

Sin más ni más…

*******************************************************************


‘Soy un caso perdido’ de Mario Benedetti

Por fin un crítico sagaz reveló
(ya sabía yo que iban a descubrirlo)
que en mis cuentos soy parcial
y tangencialmente me exhorta
a que asuma la neutralidad
como cualquier intelectual que se respete

creo que tiene razón
soy parcial
de esto no cabe duda
más aún yo diría que un parcial irrescatable
caso perdido en fin
ya que por más esfuerzos que haga
nunca podré llegar a ser neutral

en varios países de este continente
especialistas destacados
han hecho lo posible y lo imposible
por curarme de la parcialidad
por ejemplo en la biblioteca nacional de mi país
ordenaron el expurgo parcial
de mis libros parciales
en argentina me dieron cuarenta y ocho horas
(y si no me mataban) para que me fuera
con mi parcialidad a cuestas
por último en perú incomunicaron mi parcialidad
y a mi me deportaron

de haber sido neutral
no habria necesitado
esas terapias intensivas
pero qué voy a hacerle
soy parcial
incurablemente parcial
y aunque pueda sonar un poco extraño
totalmente
parcial

ya sé
eso significa que no podré aspirar
a tantísimos honores y reputaciones
y preces y dignidades
que el mundo reserva para los intelectuales
que se respeten
es decir para los neutrales
con un agravante
como cada vez hay menos neutrales
las distinciones se reparten
entre poquísimos

después de todo y a partir
de mis confesadas limitaciones
debo reconocer que a esos pocos neutrales
les tengo cierta admiración
o mejor les reservo cierto asombro
ya que en realidad se precisa un temple de acero
para mantenerse neutral ante episodios como
girón
tlatelolco
trelew
pando
la moneda

es claro que uno
y quizá sea esto lo que quería decirme el crítico
podría ser parcial en la vida privada
y neutral en las bellas letras
digamos indignarse contra pinochet
durante el insomnio
y escribir cuentos diurnos
sobre la atlántida

no es mala idea
y claro
tiene la ventaja
de que por un lado
uno tiene conflictos de conciencia
y eso siempre representa
un buen nutrimeto para el arte
y por otro no deja flancos para que lo vapulee
la prensa burguesa y/o neutral

no es mala idea
pero
ya me veo descubriendo o imaginando
en el continente sumergido
la existencia de oprimidos y opresores
parciales y neutrales
torturados y verdugos
o sea la misma pelotera
cuba sí yanquis no
de los continentes no sumergidos

de manera que
como parece que no tengo remedio
y estoy definitivamente perdido
para la fructuosa neutralidad
lo más probable es que siga escribiendo
cuentos no neutrales
y poemas y ensayos y canciones y novelas
no neutrales
pero advierto que será así
aunque no traten de torturas y cárceles
u otros tópicos que al parecer
resultan insoportables a los neutros

será así aunque traten de mariposas y nubes
y duendes y pescaditos.

BONUS TRACK: Virus de Diva

Camino y me miras
hablo y te detienes frente a mí.

Soy importante,
soy brillante,
soy lo máximo que puede contener el aire alrededor tuyo,
y nada puede detenerme en mi eterno ascenso.

Soy el poder encaminado del talento y de la noche, de la sensualidad y del entendimiento absoluto.

¡Y no, no me interesan tus juicios!
Para ello ya existen los que yo prodigo a todo lo que no.soy.yo .

Todo en mi es empoderante, todo en mí está resuelto, todo en mi es superlativo.

Muchos intentan reducirme con pequeñeces como humildad, mesura o comprensión, pero estas son para los débiles y para las marejadas. Mis ángulos son amplios son hermosos son potentes, tú los deseas y te inspiran, seas ya fanática o fanático. Soy especial soy única soy espectacular porque soy igual a todas las oportunidades que arrastras por tu memoria y tu morbo día al día al acostarte y darte cuenta que no eres eso, que no eres como yo.

La pose adecuada y la mano presta, sé que soy un acto de circo pero lo disfruto y la prueba más grande es que puedes decir lo que desees pero desearías verte como yo o hacer lo que yo hago.

Y moriré en la mitad de la juventud por un corazón reducido a cenizas, pero mi sangre se seguirá moviendo y le cobraré dividendos a la vida hasta que pueda multiplicarme, hasta que con mis genes conquiste el planeta y reemplace todas esas mentiras grises que son tu vida y la tuya y la tuya también, esas vidas realidades y mundos que no son yo.

Sobre la escritura.

Se escribe para amar, se escribe para cotizar, se escribe para mutar, se escribe hacia un puente que no existe.
Lo que se escribe no es personal, aunque de una persona nazca.
Lo que se escribe no explica nada, muestra sus costuras y una que otra vez lo que lo acompaña.
La palabra es sagrada,
sagrada debe ser la fuente de la misma:
por ello autor y autoría están entremezclados pero no son homogéneos y muchas disparidades hay entre uno y otro, pero nunca jamás se miente, pues en el arte como en el amor y la muerte la mentira nunca es posible.

Estamos encadenados y dirigidos por un libre albeldrío y es una labor materializar en esa zona del aire donde residen nuestros pensamientos tejidos, todo lo que vivimos, pensamos y percibimos mediante las palabras; así lo vemos de cierta forma los que elegimos este medio -no supremo, es solo un medio- para alcanzar un touch de gloria, de paz, de amorosa supremacía, de éxtasis y decantamiento.

No es una cuestión de opinión.
Es… es la necesidad de que se aprenda a separar las dos cosas por parte del lector, para que los autores empiecen a comprender como están hechos y de qué están hechos sus verdaderos pensamientos. Atrás las disculpas y las mentiras flojas, si tú no eres capaz de compensar por lo que tienes y haces, no eres capaz de detener el daño que proyectas con tu forma de expresión malcriada.

Y claro, duele totalmente que te digan sobre las palabras mentiras y que hayan mezquindades.
Pero eso es parte del juego y no es responsabilidad del que escribe sino pulir, decantar, expandirse y alegrar lo que considere necesario transmitir en un escrito, para comunicarle a los demás una parte de lo tremendo que es, como cualquier ser humano, el simple hecho de estar vivo.

Además que para absorber las letras y que la tinta junto con la sangre y el hierro alimenten nuestro interior, debemos aprender a pasar de esa letra tejida
a la realidad
a la tejida
a la realidad
a la tejida
y superar las idiotas fantasías.

6/8

Diosa rockera,

de ojos infames y curvas inexistentes (o sin iguales),

bríndame tu cáliz eterno de música loca y timidez comprimida,

dame el poder desarrollado de miles de noches entregadas solamente al placer del ritmo para poder hacerlo mío,

que yo te ofreceré no solo una pasión llena de poder juvenil,

sino un amor completamente salvaje de cabalgaduras  en medio de un parpadear de estrellas.

Sé que los dioses de tu panteón no son los míos

y que dista mucho tu villa de ser lo que una vez me fue prometido como tierra santa,

pero amo el cielo de guitarras y notas del pasado viviendo en un presente con el que me hechizas,

mientras dos tajos verdes de color me dan el amor que he pedido durante eones.

Dame, vida dentro de mi mundo, un nuevo impulso y un nuevo soplo

dentro de las paredes carcomidas por los libros y las vanidades.

Sea tu dios el que me libere y me postre antes sus pies pero pleno de humildad frente a mi propia voz

engrandecida por la llamada alada de la flama musical,

mientras mi cuerpo endurecido por el trabajo continuo entre tirones de madera y levantamientos

estalla en miles de monolitos sagrados como inicio profético de lo que viene…

Ven y hazme la noche,

que el día será para ver las estrellas con los ojos cerrados que nazcan de los miles de infortunios entrevesados.

Ven y con beso ligero,

atenaza las maravillas de las auroras perdidas

que la mañana nos espera con gloria y nuevas partidas para el ajedrez eterno de los sinsabores.

Arte-ando. (Otro extracto, sin hiel)

Me parece un poco triste esto de preocuparse por la moda para ser artista.

Estaba recordando por estos días que en una clase de Historia del Arte una profesora me decía algo como lo siguiente:

-Todas las personas somos kitch. Es decir, estamos siendo y haciendo cosas que no nos corresponden y como no nacimos así siendo eso que nos ponemos, somos kitch nos guste o no.

Y me puse a pensar un poco,
y sin sentir verguenza, pero qué poco me mata el mundo del arte.

Cuando entré a la Academia era una persona con la ilusión de hacer el tipo de arte que se hace con las manos, no con la cabeza solamente.
No había pensado en ningún momento en las palabras dinero, manutención, estilos, modas.

Era muy, muy puro de todos los eventos que se tejen alrededor de decidir aprender artes. De la infinita cantidad de envidia que se emana de tener éxito: de una exposición válida para tí y para tus amigos, de otra exposición válida para “La Academia”, de una publicación en cualquier medio que hablara sobre los medios de comunicación de una forma posmoderna y super coloreada y super interesante, de querer encontrar una verdad más completa de ‘termina las copias, nos vemos en el parcial’, de *tener* que generar odio por los Diseñadores Gráficos-los Diseñadores Industriales-los Publicistas, de odiar además a todo aquel que pueda hacer dinero sin problemas, de vender una obra, de no estar inconforme pero tener razones y procesos para probar la falla.

Nunca pensé al iniciar la carrera que tendría que, para poder ser fiel a mí mismo, caminar sin mirar a los lados para luego dar la vuelta la cabeza y continuar sin parar dando vueltas sin detenerme…
y que al caer en el vacío pasaría por las iniciaciones en las mañas que tejen el mundo adulto de una forma tan profunda.

Una cosa que se dice mucho del camino del arte es que el tiempo es el que te define el caminar.
Y que el tiempo te garantizará la libertad. Pero es una carrera, es un afán y eso puede deprimirte mucho, puede convertirte en un virtuoso sin alma. Y aunque caminar alejándose de una decisión de ese calibre es algo muy fuerte, porque esa decisión tiene un peso pivotal en la forma en como aprecias las oportunidades que vienen adelante, ¿acaso no hay mejor sensación?

En mi caso realmente aprendí el significado de la palabra periferia cuando fui a ‘enseñar’ dibujo en una ciudad sabanera en el Oriente de Colombia. Mi país tiene un gran número de personas en mudanza permanente, entonces enseñar dibujo en cualquier ciudad es enseñarle, técnicamente, al 90% del mismo país.
Enfrentar la utilidad del arte con la pragmaticidad invasiva de nuestras economías internas sentimentales/mentales/emocionales…

eso no fue lo que me indicó que ocurría mi círculo de amigos artistas, mis compañeros de escuela, mis críticos o entusiastas.

Llevo tres años por fuera del círculo.
He tenido experiencias sobre el mundo del arte, por mi propia cuenta, pequeñas. Pero lo suficientemente impactantes como para poder redactar un libro.
Lo llamaría, brevemente “Caminos hacia el espejo:   O el cómo destruir la mitología actual de la enseñanza artística”.

Y uds., lectores, ¿qué piensan de esto?

Partituras.

-¿Y qué descubriste esta mañana?- preguntó.




Él suspiró corto. Miró por la ventana y apartó las cortinas.


-Descubrí que el querer no es maldad. Permitirse ser blando, tener imperfecciones, no aparentar ser perfecto, no aparentar nada hiperconcreto, no haber llegado aún a donde quiero llegar/ser/estar, visualizar las caminatas que se darán, compartir un vasito de agua y ladear la cabeza por el hormigueo ya familiar en la boca del estómago, compartir paranoias y conspiranoias, desatar temporales, abrir la cabeza y caer en los mares que viven en los mundos al revés, el cielo abajo y ellos arriba…

Tomó un sorbo de té de coca y continuó.


-…tener las manos vacías de tanto dar, pero saber que las manos son las tuyas, eso hallas.
Confiar en un aciago destino y saber desde lo más profundo de uno mismo, que ya no va a haber una tranca en la mente o en la puerta para lo que venga adelante. Que todo ese color que se imprime en el aire cuando te abres te da una mañana infinita dentro de los espacios cortados por los medios y los chismes.
Confiar en que la atracción ocurre hasta en las estrellas que no sentimos tangibles y esto que pasa poco o nada tiene que ver con otras cosas, como los títulos nobiliarios o el comercio aceptado de plácemes y reproducciones.
Y empezar a acomodar las cosas cuando terminan su ciclo natural.
Y acabar de limpiar la basura que esté guardada, porque sabes que no podrás compartirlo todo el tiempo, con el mismo público.



Un silencio grueso, imperante, tejido de humores después del amor a las tres de la madrugada, se desplegó sobre toda la habitación.



Su interlocutora se pasó la mano por el pelo corto y sonrió.


-¿Y así es que decidiste romper con esa ciudad? -le dijo ella.
-Totalmente -dijo él.


-Caminar hacia donde se eleva el humo se hace sin nacionalidad, ni procedenci
a.