Apasionada.

En el día de hoy, me levanto empapado de sudor.

El sueño me has robado, hasta el sueño me has robado. Miles de veces te pedí el favor: si vas a beber mis palabras, déjame vivir con mis labios. No pretendas que sean mis labios los tuyos propios.
Ahora que ello no pasó,
como un velero rondas suelta por una hondonada de fantasmas y proyectos, entre olores salinos y ácidos de vida y soledad.
¿Cuándo vas a entender, cuándo vas a comprender, que no puedes dar de lo que a duras penas conoces?
¿Cómo he de hacerte entender, bello racimo de colores, que si no te pones de acuerdo con tus sentimientos, solamente eres una niña y nunca una mujer…?

Aunque tal vez ahí radique el problema.


Dibujé con mi dedo un mito y en él pensé que tu cabrías, que tú estarías dispuesta a ver lo que está condensado en el poder del mismo; pero la realidad es que no solamente no tienes con qué desarrollarlo sino que estás perdida entre las noches oscuras donde el aire fresco no puedes sentir y no sé como hacerte llegar a tus oídos mis susurros: observa, despierta, observa…


Y así,
yo camino ahora las calles solas entre tanta gente. La ciudad ahora es más grande y hay muchas cosas que desarrollar, gracias a lo que aprendimos los dos durante estos días pasados a sol, canto, ladrillo, humedad y libro. Las personas ahora me ven brillar con modestia y poco a poco se desempolvan viejos argumentos recogidos en pergaminos dentro de mi cabeza… el círculo del tiempo cierra su cola para estallar en espirales de opciones.
Este, ahora, es mi sino.

Tal vez hoy por hoy busques una llave para desentrañar esta sabiduría tuya. Cuando estés con tu cofre, recuerda que fueron mis manos, las manos de alfarero, las que generaron un pequeño espacio entre los pliegues de nuestros corazones para que descendieran las palomas cuando fuera necesario.

Recuérdalo, así solo oigas tu propia voz y las de la plebe que poco o nada sabe de libertad y éxtasis.


Yo nunca lo he olvidado.


Anuncios

One comment

  1. alejandra179 · julio 2, 2009

    “Dibujé con mi dedo un mito y en él pensé que tu cabrías”… hermoso, pero es difícil caber en los sueños de alguien: el espacio es muy poco o el espacio es muy amplio… pero igual, rico que el otro le dibuje a uno un espacio en su vida, no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s