X, hasta siempre.

Algunos me indican que mejor salga de la casa. Es mejor, dicen. Puedo desenpolvarme el corazón, arreglarme las bujías, soñar ser lo que nunca he sido desde que tengo memoria, realmente:

librelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibre
librelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibre
librelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibre
librelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibre
librelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibre
librelibrelibrelibrelibrelibrelibrelibre
librelibrelibrelibrelibre
librelibrelibre
libre
L I B R E .

¿Cómo he de nadar dentro de este mar de miedos? Ellos, a los que no les importamos nunca, de eso se alimentan y eso nos venden.  Que nos importan el amor para que lo convirtamos en trueque de prostitución por bisutería, que nos dan los excedentes porque muchos temen abrir los ojos y encontrarse con que la razón real de su dolor no era, al fin y al cabo, el que le causa la guerra, sino el vivir besando escapulario y bala por igual.
Hay muchas razones según todos los poetas que recorren mi púber imaginario para estar deprimidos. Y uno de ellos sintetizaba las cosas diciendo que una mano más una mano no son dos manos, son manos unidas.

Yo te pido que no dejes que el miedo coma ahora de tí, ahora que la luz no se resquebraja potentemente sobre la tierra y las semillas del abedul y el pino retoman lo que el cemento en río arrastró,

y sí unas tu mano a mi mano, nuestras manos, para que el mundo no esté en pocas manos, sino en todas las manos.

Que si otros han de venir con su guerrilla de economía por corazón y excusas por conciencias, tengas el valor que las manos unidas tienen: sentir los callos, las cicatrices, la suavidad, la dureza, mas sentir sentir sentir el amor dentro de los rostros.


Véndeles caro tu amor, tan caro como puedas, para que su derrota sea tan inconmesurablemente incalculable que nunca deseen volver a intentarlo.

Anuncios

One comment

  1. alejandra · julio 19, 2009

    El arte de la resistencia activa y sin espectáculos es el más difícil de todos… pero se puede lograr…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s