Sueltas (ii)

¿Es acaso una petición de ansiedad?

¿Es lo que reemplaza los aderezos de sus comidas? ¿O acaso, realmente, tienen alguien que se encargue de todas sus cosas sucias?

¿Acaso no es la parábola máxima de limpieza el que se desaparezcan de la tierra otras personas para evitar lo que no queremos mirar o reconocer, la diferencia vital?

Tumbas en Colombia, con hornos para quemar todos los cuerpos posibles.
Tumbas en Afghanistán, con camiones hidráulicos excavando las fosas comunes para quitar los cuerpos de ahí.
Una misma mente obsesionada con el dinero.

Ahora que toca limpiar la casa, ¿estaremos listos para lo que se viene encima, lo que saldrá a la luz que ha sido enterrado durante años?

¿Estaremos listos para dejar en paz a los cantantes diferentes a nosotros?

Anuncios

3 comments

  1. alejandra · julio 26, 2009

    Tienes la resonancia del martillo…

  2. alejandra · julio 26, 2009

    Me lo voy a llevar a mi blog…

  3. Pingback: Hojas sueltas…. « cerebro hiperactivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s