BONUS TRACK: BocaOvulario.

En los medios masivos de comunicación percibimos palabras todo el tiempo, palabras que no son siempre claras porque o no las vimos en los diccionarios o ni nos molestamos en buscar qué son, pero las empuñamos para separarnos o juntarnos con otros seres humanos (dependiendo del contexto). Hay unas palabras con las que quiero trabajar el día de hoy para indicar lo que ocurre.

*DISIDENCIA*

(Del lat. dissidentĭa).

1. f. Acción y efecto de disidir.

2. f. Grave desacuerdo de opiniones.

Disidencias hoy.

Es muy importante el aprender los dos lados de la moneda, nos dicen cuando pequeños. Es muy importante ser equitativos y justos, nos indican, porque eso enseña a tener buenas relaciones con los que nos rodean. Entonces, es importante oír y comprender y vivenciar al que no soy yo, al Otr@, para poder ser más objetivo en la relación con los hombres y ese tejido llamado sociedad.

¿Por qué debe investigarse militarmente a una mujer, en un colegio para personas con bastante dinero, por el hecho de dar una cátedra que tome en cuenta tanto la voz oficial mediática como la de otras fuentes?
La disidencia es una parte necesaria de la vida en este planeta, nos permite pulir nuestra percepción y alivianar nuestra mochila con elementos más sencillos, refinados, sofisticados y funcionales que mitos y chismes sobre lo que puede significar otra persona. La claridad de la disidencia nos permite levantar la opacidad de nuestras ideas y cuestionarlas, para darnos cuenta realmente de qué es lo que estamos haciendo.

*DIVERSO, SA*

(Del lat. diversus, part. pas. de divertĕre).

1. adj. De distinta naturaleza, especie, número, forma, etc.

2. adj. desemejante.

3. adj. pl. Varios, muchos.

Diversa palabra. Diverso evento. Diversa súplica.

Hay en el mundo cosas que nos gustan. Cosas que no. Pero el gusto se construye mediante la palabra, la instrucción y la enseñanza y la construcción; e ello incluye lo que llamamos sexualidad, lo que consideramos correcto o equivocado de la misma. E igualmente, la homofobia se construye desde ahí. La satanización en un medio violento y una cultura de fusil -que se acentúa en un país como Colombia, mas es extendible a Argentina, Bolivia, México, et al- solo lleva a que se busca aplicarle el fusil a la diversia y a confundir ‘diferente’ con ‘depredador’, aunque lo que nunca dejará de ser curioso es como al borde férrero de un uniforme hay más de una muñeca cristalizada y totalmente quebrada.
Por ello el rehacer nuestro palabrario no solo es un juego, es fundamental para desintoxicarnos, para reclamar la originalidad que no puede comprar ningún publicista. Porque si nos dicen durante todo el tiempo algo y no lo llevamos a la realidad a ver si ajusta, repetimos como pollos, tenemos el cerebro cargado de basura, y además si no estamos pendientes de este proceso nos amoldamos exactamente a lo que se espera de nosotros sin volver la espalda y mirar que el sol que nos alumbra podrá ser el mismo que al de todos, pero no siempre es del mismo color. Mientras más comprendamos como seres humanos, como raza, que la libertad primaria no está en hacer lo que me da la gana con lo que tengo entre las piernas sino en observar cómo muta la misma raíz de nuestra personalidad debido a ello, más podemos comprender nuestros problemas e inseguridades y quedarnos obsesionados con la sexualidad en lugar de explorarla tranquilamente.

*VISIONARIO*

(De visión).

1. adj. Dicho de una persona: Que, por su fantasía exaltada, se figura y cree con facilidad cosas quiméricas. U. t. c. s.

2. adj. Que se adelanta a su tiempo o tiene visión de futuro. Apl. a pers., u. t. c. s.

Visiones de vida. Visiones de dudas. Visiones de miedo.

Dicen que cuando Belerofonte mató a la poderosa Quimera, su espada no podría atravesar su coraza y sus miembros se agarrotaban con el veneno que escupía la cola del animal (recordemos que por cola tenía una víbora de coral). El héroe la mató al atravesarla con la lanza por la boca que escupía fuego y el animal al intentar quemarlo de nuevo derritió el metal dentro de sí, falleciendo a pesar de toda su ira y rabia no controlada.

Somos víctimas de las visiones que sembramos, del fuego con el cual alimentamos a nuestros anhelos, y estos pueden volverse un permanente ‘actuar para mi deseo, sobre todo lo demás’, o un ‘sembrar por mis necesidades, aunque en mí no confíen fácilmente los demás’. La única forma de “adelantarte” a tu tiempo es hacer presencia de tus necesidades para sintonizarte adecuadamente con las demás.
En momentos en los cuales se derrama tanta mentira y manipulación por el planeta, qué mejor forma de darle nueva vida a lo que generamos, haciéndonos responsables de nuestros estímulos. Disminuirlos un poco pero firmemente hasta que podamos avanzar hacia nuevas fronteras para volverlos a usar, ya curtidos y sabios por el efecto que nos hacen: esto quiere decir que si desconectamos el t.v., apagamos más el p.c., matamos el iMac y dejamos quietos más el Nokia, tendremos la oportunidad de fabricar nuestros propios sueños, no de vivir los que otros nos planteen como necesarios.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s