Relevancia.

Nunca pensé que viviría para conocer la máxima expresión de la corrupción dentro del corazón de un hombre o una mujer.

Me toca.

Mis amigos, caminantes ciegos hacia el limo del consumo, se devanan los sesos por ser lo que son, porque ‘el tema no es con ellos’.

Pero ahora que lo miro, que odio el fasto color militar, una parte de mí solo se pregunta: ¿cuándo me han de llevar?
¿Cuánto tiempo más tendré prestado? ¿Cuánto tiempo más tendré disponible para leer, hacer el amor, beber un zumo, cantar a las redes de música de los niños?

El tiempo que nunca valoré ahora me dice… ¿cuánto?

¿Me despertaré un día y viviré ya, sin tapujos de democracia o amagos de igualdad, esta dictadura que se llama Colombia?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s