Clave de fuga

Mendigo, ¿a dónde irás?

Tus noches se han ajusticiado. Tus días se han vuelto más cálidos. El hueco del hambre en tu pecho ha llevado a anidar pájaros variopintos. Los navajazos, sin embargo, no han parado. Así que dime a donde irás mi amigo.
Mendigo, ¿dónde dormirás?

Tus abrazos ya no son secos. El cuerpo, armado de un valor de color celeste a la potencia infinita, se ha vuelto macizo, sólido, como si fuera un roble que puede morir de pie. Y la muerte tantas veces has visitado que ya no comprendes cómo más vivir si la puedes ver cuando le quita la vida a la flor en el parque y a la abeja que reposa laboriosa para siempre.

Mendigo, ¿cómo aprenderás?

Igualmente te digo mi amigo cómo es que puedes escoger cuidadosamente tus cuitas.
Escógelas con sabiduría.
Ya ambos sabemos que eres adicto al sabor de la adrenalina, que no puedes vivir sin ella. Y que ella ha formateado toda acción en tu vida…
¿qué vendrá?

Mendigo, ¿me recordarás?

Estás dispuesto a bajar las cortinas, pagar tus deudas, sanar tus cuitas.

Pero también a bajar al infierno. Y todo hombre que ha caminado por el abismo y en él sabe que nada se vuelve igual una vez la luz eléctrica reemplazza el poder de la luz solar sobre la cabeza de los hombres…

Mendigo nato, joven mendigo, alma de viejo, ¿qué te esperará en el último tramo de tu vida?

Anuncios

7 comments

  1. ameliepoulain11 · septiembre 20, 2009

    Holaa, me gusta, pero noto algo distinto en tu modo de escribir, no sabria decirte exáctamente el qué, pero derepente te leo y noto un cambio ¿es así? o no son más que divagaciones mias

    Un saludo, hacia mucho que no me pasaba 😉

  2. alejandra · septiembre 22, 2009

    no es mejor preguntarse por el tramo presente???

  3. aguaynotas · septiembre 24, 2009

    ???? = ¿a qué?

    Vaya aleja, creo que andas con tu vena figurativa en el congelador… 😛
    Ya de por sí el mendigo sabe qué es, ahora el asunto será, ¿como quién será? ¿como qué será cuando despunte el alba?

    ¿ah?

    Gracias por pasar a todas. 😀

  4. alejandra · septiembre 24, 2009

    Los mendigos que ya saben cómo serán sus tramos y escarceos no me convencen mucho…

    Y si hay cortinas que tienen que permanecer abiertas?
    Y si hay dolores que aún deben permanecer???

    Lo figurativo JAMÁS es inocente.

  5. aguaynotas · septiembre 25, 2009

    ¿Dolores que deben permanecer?
    Difiero.
    El sufrimiento es lo que permanece, el dolor es simple. Llega, duele, se va.

    Además, no he planteado una segunda voz que indique cómo le va a ir al mendigo. He planteado, sembrado, un desarrollo narrativo en el cual se ambienta su posición desde la suma de sus actos.
    Acá no hay nada que indique cómo va a ser su mañana. Corrígeme si me equivoco… 😛

  6. alejandra179 · septiembre 27, 2009

    ah…

  7. aguaynotas · septiembre 28, 2009

    aaaaaaaaah…. ¿ajá? 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s