Mármol.

Y una lágrima se volvió vapor de neón en su caída toroidal en el abrazo de tu recuerdo,
mientras los años de mayor delicadeza sucumbieron a tu sombra y a mi sombra.
Sin ser perfectos los dos nos buscamos como oxígeno, como átomo faltante entre una pieza de rompecabeza entre esquina y esquina.

Mañana, cuando siga sentando frente a mi destino luminoso sin derroteros y un lápiz en la punta de mis labios,
comprenderé de nuevo que el transitar del afecto deja estelas inenarrables en el espacio de una persona.

Que aún entre las sombras de las memorias procesadas y aunque perdoné tu odio y tu falacia y tu falsa bondad, transformada en arcano de Tarot y ortiga…

el entrañable beso no lo olvido.

Y con una sonrisa levanto mi copa de vino.

Anuncios

One comment

  1. J. · septiembre 28, 2009

    Mucho por leer!

    Necesitotiempo!

    🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s