Palabras cromatizadas, cromáticas, cromaticadas.

Ella dice  -Dime amor.
El dice      -Cielo.

Ella -¿Eres azul?
El -Azul tu aburrimiento mi aburrimiento nuestro pensamiento tierna dictadura que podremos llevar por dentro…
Ella -No, si me vienes con una composición como de bolero sepia te abandono, ya casi nadie se peina usando tres kilos de gel por cabeza amigo.

 

Ella  -Verde. Envidia verde–
El     -… a los que pueden salir corriendo y no volver nunca, que tienen el futuro asegurado y la energía suficiente para que no les haya pasado nada…
Ella -De hecho iba a decir verde por los niños que hoy empiezan su práctica internados en un Dojo. Que delicia no tener que saber nada más de impuestos.

Ella  -Monocromático. El amor se agrisó calidamente y se aplanaron los colores. Se volvió una falacia horrible el despertarse para tomar los pinceles cuando lo que quiero es tomar la Perla Nerviosa de los oídos de todos y frotarla hasta que emane música que sorprendentemente te llene el torax, como a los pajaritos…
El      -… pero que no tenga plateados forzados ni mentiras extras, ¿verdad?
Es eso… ¡es eso! ¿Solamente eso era lo que me faltaba?

 

Ella hizo silencio.

 

El dijo que entonces era mejor que no botara las paletas ni los colores, que no dejara que se comiera el timepo sus nervios para estimularse. Sí, sé que su sombra ya no tiene tantas amistades como antes, pero si no lo hace ella, lo haría alguien más ella… así es la vida en el sentido de calcular de forma infinita

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s