Recorrido.

Hoy, no.
Hoy lo siento, pero es así.
Sucede que me entra una gana brutal de amar y ser amado, como un palomo que transita las grises ciudadelas de cemento e ilusiones con solo un ala, la otra mordida por las fieras de la soledad en la infancia,
acariciando con el pico un canto bello, hermoso, solitario, sin menudeo. Esperando que la elegida y el elegido lo oigan para enterrarse a esa ave dentro del pecho por amor, solo por amor. Solo.
Si hay un dios de color celeste y plateado, que me llene cada diástole de olvido para con el corazón lavado pueda hallar el relumbre de metal que me pertenece, esa chispa preciosa y corta que es la sonrisa sentida, nacida de los ovarios o los músculos, hinchando las velas de la natividad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s