Veraz, metálica.

Es un pulso desconocido.
Quisiera ser un viajante ya maduro, recorrido por las décadas de las vetas que debo abrirme entre pecho y espalda. Pero hoy, eso no soy.

Hoy me siento como un ave medio cortada, un pajarito desperdigado sobre las sobras de un huevo de oro… me siento una minúscula parte entre una minúscula gente. Me pienso persona entre miles de automóviles de células pálidas, que aparentemente, carecen de alma. Me siento voz y control aciago que lucha por derrocar su naturaleza párvula, dominante y tiránica. Me pienso animal desfasado, que ‘debiera haber nacido 8 años después para ser realmente, como todos, del grupo de los felices’. Me veo animal confundido, atemorizado, con la nuca rígida y visto como un animal más de caza. Me parloteo débil, con media asta oyendo el dulce sonido de los tambores de guerra, insuficiente para las batallas… sean de amor…. sean de guerra….

Hay un amor de color violeta y naranja al cual no le puedo poner el dedo encima y estoy buscando un fósforo para romper el cemento en mil pedazos, abrazar al cielo, superar el cantado y la prepotencia y llegar al centro del color, del vidrio mismo, de sentirme ave rara mientras todos son ave nocturna y yo falté a todas las clases posibles. Sí, yo elegí, mil y mil veces yo elegí… ¿por qué ahora me tiene que arder tanto mi elección?

¿Qué puedo hacer yo con ello?

Y
¿cómo puedo volver a mi ‘casa’ con la mochila llena de elementos que desarrollen el poder de los nuevos y ricos vientos?.

Anuncios

4 comments

  1. alejandra179 · diciembre 23, 2009

    Tus dolores no son únicos… y el ardor es inevitable, pero pasa.
    Yo sigo en trabajo de parto ¿y tú?

  2. aguaynotas · diciembre 26, 2009

    …aprendiendo a tasar el poder del viento Aleja, aprendiendo a tasarlo.
    Mirá tu correo, tengo un par de líneas para vos y solo para vos. 🙂

    P.d.: Es preferible tener un parto fuerte, algo desgarrador, pero real, a engendrar un malparido plástico.

  3. alejandra179 · diciembre 27, 2009

    Gracias, queridísimo… y recuerda que abrir las alas y probar los vientos duele muchísimo, pero es natural…

  4. aguaynotas · diciembre 27, 2009

    Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaamén hermanos.
    ¿Puedo oír un amén?

    ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAMÉN! 🙂 🙂 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s