Luna en Cáncer

Cada cuando hay una voz que surge sobre las demás cabezas.
Dice claramente: “vienen los tiempos perdidos, en los cuales la lanza es la única lengua que hablan los hombres”.

Se busca, claramente, que la dentadura firme y la humedad urgente solo hablen en términos de números y positivos -así estos sean falsos-. Se alude, ciertamente, a que los huesos viejos y cansados de los paquidérmicos quieren borrar del planeta, para el placer de sus señores oscuros, todo tipo de unión. Se espera, concretamente, pánico y una sumisión sin precedentes en las tierras que si lanzas un grano de maíz y das gracias, la madre pare cuatro y uno de un color que nunca haz soñado.


Se ha vuelto no-amigable para las mancornas y los estilos de vida y la ilusión de aristocracia el pincel, la letra, el sexo con ternura bañado en Yin y Yang, la sonrisa que deja de ser cariada gracias a la mano que se posa sobre el hombro que está al lado.

Bien.
No se supone que era de otra forma (quiero decir, no de otra lo aceptaríamos). Si iba a ser real, debía ser así. Debía ser este empujón un canto de tortuga, una bañada lentamente en el espacio del amor coterráneo, ese que une las voces que sincronizan los corazones y la candidez; que sin ese sitio en el mundo para lo tierno y dúctil, no hay forma de pintar  hasta dónde podemos llegar en el éter que nos rodea y nos une a todos, lo sepamos, o no.


Hay mucho que ofrendar.

//Ahora, vuelve al inicio, mientras suena la canción.//

Bonus Track: Dame el poder, tejedor de verbo.

” A human being should be able to change a diaper, plan an invasion, butcher a hog, conn a ship, design a building, write a sonnet, balance accounts, build a wall, set a bone, comfort the dying, take orders, give orders, cooperate, act alone, solve equations, analyze a new problem, pitch manure, program a computer, cook a tasty meal, fight efficiently, die gallantly. Specialization is for insects”

Robert Heinlein, Time Enough for Love

Unas verdades aplastantes.

[Para D.A.P.]

La sombra del padre se impone, comiéndose
los últimos rezagos de amor y caricias…
derruyendo las mariposas llenas de violencia
y amores tipo pantalla noir grande.

La soledad lo abraza y abriga
lentamente llevándolo al estupro de las manos
entre la izquierda
y una derecha
con los colores errados…
¿dices errados para mí? No, errados para por el mismo,
cualquiera puede verlo
pero el tema es: él debe antes reconocerlo.
Y quiero dejar de ser pitonisa ardiente
y decir
que ya cerró el ciclo, que las piedras de su ciudad no son las runas-ladrillo
con las cuales se construye un potente futuro.
Cae rápidamente hacia arriba el que ahora sabe cómo leer el cielo.

Supongo que quiere un talle de madera rústica
sobre un poderoso mármol
y arabescos y tallas barrocas que le digan que ya es una prueba superada…
mas repetirá la neurosis, de eso no me cabe duda una.

Porque no se huele a hombre
penetrando
gritando
corriendo
saltando.

El olor a hombre se logra
cuando al fin puedes danzar con propiedad tu cuerpo, tu semilla y tu caleidoscopia
hacia un pájaro y un arco,
cuando eres un aroma de extranjero en seno propio y familia con lo que el universo regala
como en el tango.

Fugata Celosísima.

Que si puedo ser Otelo por favor. Que una noche más, solo una noche más entre los labios ajados. No me basta tu sudor, tu cadencia salina, sobre un vaso de vino compartir en una enmoblada pajarera nuestros pensamientos. Quiero todo, quiero poseer el aire mismo que respirás.

No es que no sea valiente,
es que siento un exceso de amor empotrable por vos. Y quiero anclártelo hasta en el huequito más pequeño que tengas entre diente y diente, por si algún día sueltas alguna palabra que considere no amorosa para poder destruirte a mi antojo, seleccionar un positivo y un negativo -según como yo quiera, como no-, pero de forma ejecutiva y sumatorial, sostener que soy yo, y solo yo, el que ve el lado opaco y temeroso del cobarde a.m.o.r. (¿?).

Fugitas

Desde hoy, quiero alistar mi camuflado mental.
Ya no tengo un minuto para las cosas vanas, locas, arremetidas. Tengo que pulir mi voz de canto de verdades para empezar a ser a medio camino entre las caderas contundentes de Saba y el poder de los sellos de Salomón.

Todo aumenta en fuga, pero mi corazón se levanta en carmesís y almas y ahora sé que invertí bien en generar una casa.

Igual, los pasos del amor entrarán como una bestia en la mía y tendré a mi disposición rock and roll, sexo y como no, todo tipo de opiáceos mentales de ‘él dijo, ella dijo’.

Fuera solo mi ilusión, ahora es el cuándo para empezar a cortar las redes que aten a otros países que encierren el alma entre pedazotes de cielos comidos. Este momento que muta y modifica las ansias se convierte en pasión animal por hallar la certeza, la reproducción, limpiar la basura, reciclar, reusar, reutilizar, volver a perdonar lo que se halla podrido.

Vendimias que nacen desde el Oeste, ¿qué nos traes en tu furor pleno de San Valentín?

Desintegra Acadios

Es una mañana breve entre las húmedas carreras por llegar, llegar, llegar.

Dicen los poemas antiguos de Asia, “…rechazar debes el cargo importante.”

¡Cuánta gracia en ello ahora y ahora, ahora y después!

Desde la delicadeza y el amor levanto el alma con el corazón anclado en las piernas, mientras las personas dueñas de las grandes gacetas y las mentes vueltas ley en el siglo XV ven como se desbaratan sus amores y perdones.

Sigue sigue sigue caminando, viene ahora… ¿qué viene ahora?

Viene la palabra, que debe limpiarse y volver a ser humo que sube y pisa, limpiando. Todos sabemos del rayo catártico escondido dentro de cada DVD, cada metalizada vida, cada andanada.
Huyan los ratoncitos comevidas tragafantas hijosdeputas supravioladores… huyan como ratitas locas ciegas dentro de las habitaciones… porque saben que vienen los grandes gatos. Y tienen hambre. Y VAN A DESAYUNAR.

Luna azulosa.

Es…
¿cómo te explico?

Imagina vidrio.
Sí, el mundo hecho de vidrio
Y un día adquirir el poder de viajar
dentro de las notas del alma
escondidas en alguna decisión entre estúpida y absurda
y saber
que lo que hoy esperas
de la vida misma
no es más que un hormigueante relato…

Sí, es vidrio.
Todas las almas hechas vidrio
algunas comidas por la arena y el asado
y otras
por “lo social” y “lo humano”, opaco y ajado vidrio.
Apuras el vaso ya no para despertar mariposas
sino para
acallar los nervios
de una nueva sangre emancipada
en clara señal de viaje.

Exactamente se siente
líquido cristalizado entre los pálpitos.

Algo como el sabor rugoso de un sueño-MTV derretido
por un tórrido calor marciano.

Y ocurre una
ansiedad de flecha, un
portento milagroso que pide
desfogue entre las flores de fluoresencia y estuco
que anidan las horas y estelas
de la que recibe y
el que viaja.

Ya na hoy duda de si habrá
vampirismo
o largos cuellos bebiendo néctar,
pues abierto está el ciclo de
tránsito y comercio
en el cual al final del día
muchas son las huellas de los
minutos
e invasoras las mareas de efluvios sobre cualquier silueta.

Amor al control
¡pero, el control nació roto,
parió solo,
morirá solo!
Descontrola lo que ha  de venir, ¡sé natural, arma caos!

Que nunca un orgasmo pide licencia.