Fugitas

Desde hoy, quiero alistar mi camuflado mental.
Ya no tengo un minuto para las cosas vanas, locas, arremetidas. Tengo que pulir mi voz de canto de verdades para empezar a ser a medio camino entre las caderas contundentes de Saba y el poder de los sellos de Salomón.

Todo aumenta en fuga, pero mi corazón se levanta en carmesís y almas y ahora sé que invertí bien en generar una casa.

Igual, los pasos del amor entrarán como una bestia en la mía y tendré a mi disposición rock and roll, sexo y como no, todo tipo de opiáceos mentales de ‘él dijo, ella dijo’.

Fuera solo mi ilusión, ahora es el cuándo para empezar a cortar las redes que aten a otros países que encierren el alma entre pedazotes de cielos comidos. Este momento que muta y modifica las ansias se convierte en pasión animal por hallar la certeza, la reproducción, limpiar la basura, reciclar, reusar, reutilizar, volver a perdonar lo que se halla podrido.

Vendimias que nacen desde el Oeste, ¿qué nos traes en tu furor pleno de San Valentín?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s