Unas verdades aplastantes.

[Para D.A.P.]

La sombra del padre se impone, comiéndose
los últimos rezagos de amor y caricias…
derruyendo las mariposas llenas de violencia
y amores tipo pantalla noir grande.

La soledad lo abraza y abriga
lentamente llevándolo al estupro de las manos
entre la izquierda
y una derecha
con los colores errados…
¿dices errados para mí? No, errados para por el mismo,
cualquiera puede verlo
pero el tema es: él debe antes reconocerlo.
Y quiero dejar de ser pitonisa ardiente
y decir
que ya cerró el ciclo, que las piedras de su ciudad no son las runas-ladrillo
con las cuales se construye un potente futuro.
Cae rápidamente hacia arriba el que ahora sabe cómo leer el cielo.

Supongo que quiere un talle de madera rústica
sobre un poderoso mármol
y arabescos y tallas barrocas que le digan que ya es una prueba superada…
mas repetirá la neurosis, de eso no me cabe duda una.

Porque no se huele a hombre
penetrando
gritando
corriendo
saltando.

El olor a hombre se logra
cuando al fin puedes danzar con propiedad tu cuerpo, tu semilla y tu caleidoscopia
hacia un pájaro y un arco,
cuando eres un aroma de extranjero en seno propio y familia con lo que el universo regala
como en el tango.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s