Plegaria, antes de la Primavera.

Mi plegaria es simple, señor de la tierra, señora de la tierra.

Dioses de panteones olvidados entre  la pútrida tarjeta de plástico, el tener sobre el ser, la cabeza rapada sobre la lógica, las propagandas de toallas higiénicas y la prostitución velada como pan de cada día…

oigan mi plegaria.

Denme fuerzas. Invoco de ustedes la fuerza de las alas inmaculadas, el orden de Aquello Que No Tiene Nombre. La claridad, la caridad, para sentir dentro de mi pecho la generosidad y amor que nacen de querer arreglar el micromambo y el macromambo que hoy por hoy rodea mi ciénaga.
Que mis talones se afilen,
mis músculos se tonifiquen,
mi lengua se acere
y mi corazón despierte.

Que el daño quede hecho
que las canciones salten a la vista.
¡Respiro, PadreMadre!
¡Respira, HijaHijo!

Necesito el poder entero para desarrollar ahora, acá, la veta de jade y oro que me ha sido entregada
como pastor de hombres.
Necesito el poder lumínico para darme cuenta de que los errores se curan con la marcha aprendida como una flor negra entre los labios.
Confío en que retornará el rey loco, el poder de la guitarra, flower power en las venas, humedades de calidad de vendaval se levantarán y exigiré la sonrisa verdadera como fruta fresca nuestra de cada día.

Estoy esperando que se apague esta última vela maldita para abalanzarme como un lobo sobre la maldad, humeante el corazón como una montaña, y quiero clavarle los colmillos rotos pero fuertes y certeros, para que nunca, NUNCA, se vuelva a levantar lo denso.

Me he aburrido de vivir con la excusa de la porquería como única moneda en todo el planeta.
Y tampoco perdonaré a aquello que nos exige los caprichos pero para YAAAAA; ¿sabes cuál es el sitio para tu cuerpo en este universo? ¿Sabes acaso, PARA QUÉ ESTÁS HECHO! ¿Sientes dentro de tí el canto del viento agradecido y el de las estaciones que claman que oigan y apliquen sus cambios?

Ahora que el amor se debate para romper las lianas del amar a quién para seguir hacia el qué amar, elevo como incienso esto. Sube el humo de mi cultura profética con un ritmo que pesa.
Lo solicito al borde del delirio febril.

Abre ahora mismo mi Canto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s