¡Liberación!

Cándido fuego que se ha levantado en la mañana, brilla con un sol ámbar de relajamiento y despreocupación.

El miedo era inocuo, te graduaste, te concentraste, lo superaste.

Arde tranquilamente la flama pero ya es una llama fría, eléctrica, de sudores controlados por la curiosidad… y el franco morbo.

Arcadias follables de trenes interaeropuertos sazonados por el recuerdo peripatético del deber ser católico, mientras las manos suben al cielo y te liberas de dolores y acuerdos perdidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s