Saeta

Estaba distraido.

Estaba dormido, pero lo hallé.

En los tiempos de la antiguedad, todos los maestros del Fuego sabían que a sus discípulos se les estimula primero con la rabia, la pasión, el excitamiento pueril.
Pero ese fuego es siempre llama, nunca alcanza para elevarse a ser una estrella.

Por eso le mostraban al aprendiz que en la base de la creación y la catarsis, se halla el poder del Control del Fuego.

El verdadero Fuego nace de la inflamación de los cuatro espacios del corazón por el Amor, y el Poder y la Luz que este engendra.

Yo sé que están leyendo esto.
No tendrán mi conciencia ni mi voto.
No les voy a vender mi alma.

Nunca más me encadenarán con sus excusas de saber qué es mejor para mí y los míos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s