Subterránica…

No quiero volver a tener que decir ‘hola, te tuve que decir muchas cosas’.

Tal vez por eso el carcaj a veces se ve vacío, pero créeme, esas flechas están.

Aunque no sea el choque adorable de la guerra famélica de dos generaciones,
lo que en mí ves,
sino el simple remedo de un pasado y un hombre,
créeme cuando te lo digo.

No quiero ir a volver a enterrar una fibra así en mi tumba.

Lo hice cuando era inicio de primavera. Ahora, el verano llega. Con él se irá la dulzura de muchas encarnaciones… y que quedará, no lo sé.

Pero sé que el beso frío en la lápida, no se lo regalo de nuevo a cualquiera.

¿Por qué? ¿Por qué nací envuelto para la guerra?

Espero con resignación y un poco de timidez
que los que ahora elija sean de alma buena. Como las flores que se cortaron por señores oscuros, en una época remota, donde lo dorado y lo hermoso siempre, SIEMPRE, eran regla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s