Lirismos himénicos patéticos.

Hay personas que son tan pero tan pero tan pero tan patéticas en su andar, que prefieren quedarse bebiendo del pozo sin fondo de la depresión a avanzar.

Y son espejos. La perfección para tapar el dolor, el aplazar para evitar sonreír, el desconcierto de las nuevas libertades que vienen del respirar. Las drogas para crear cielos artificiales, las culpas infundadas y sobresalientes, infladas para la comodidad del no sentir, no pensar, no desarrollar. Las creencias idiotas reemplazando el verdadero poder que nace del entrenamiento y el trasegar.

Apropiarse de la felicidad, entonces, al frente de aquellos que tienen alma de gusanos, no es un derecho.
ES UN DEBER. Es casi, como lo sería para un budoka, un punto de honor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s