Filigrana lunar

La piel empujada desde adentro hacia afuera no tiene las mismas sensibilidades.

Soy una naranja. Una naranja cuyo ombligo no es sólido sino eléctrico y se empuja rápido rápido rápido voraz hacia la periferia de magnetismos salvajes mientras vientos helados la cabalgan y la hacen soñar cae muévete ródate múestrame tu cuerpo hacia las nuevas aristas ahora romas de la misma piel dame la fuerza para subir de nuevo y volar volar volar me estoy ahogando entre líneas magnéticas melancólicas absúrdicas…

 

todo esto para decir que siento un poco como la vida se desvanece como arena mientras levantamos a punta de fotocopias y estimulantes pequeños castillos de nada
que al final del día
la menos insolente de las hojas secas con todo su poder
desintegra en unos y ceros
mientras no haya comprensión de que hay vida más allá de un monitor.

 

El aire está lleno de mariposas metálicas. Intento
desesperadamente
bellamente
patéticamente
proteger que sus alas devoren el oxígeno que necesitan mis llamas malditas
de poeta fracasado
padre castrado
hijo vitupereado [violado, también]
hombre anclado
pero siempre están danzando, pero siempre están en estos tiempos,
navegando encima de los mismísimos tiempos.

 

Y veo en las pupilas ensombrecidas y endurecidas en mi espejo
lo que pensé que debo mirar
lo que pensé que debía creer
lo que pensé y pensé y pensé que realmente era ver,
para darme cuenta que cada habitación cerrada no quiero que se vuelva a mohosear…

hacia pequeños ríos me dirijo, en cada uno mi vasija lleno y con su arena pulo sus aristas agudas para romo volverme de nuevo.
Poco sabía yo que cada gota de agua me limpia catárticamente de abrazar oscuridades sin tiempo sin levedades sin amores y asientos.
Y así, cada uno de nosotros vamos navegando rompiendo el cascarón creado de la vida según el gospel del marketing y el marketing como forma de vida en sí mismo, superando esa sensación de circuito de ratón drogado que corre en un laberinto de permitidas libertades.

Así, vamos tejiendo las libertades nuevas cada luna y cada Venus para refinarnos como polvo de estrellas sobre la tierra, fertilizándola de nuevo superando las paranoias citadinas…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s