Pétalo de Akjurïana

Estoy en la mitad de la soledad partida y esto encuentro: no vale la pena.

 

Tantas lágrimas y tantas condenas no valen la pena, tanta tristeza no vale la pena. Solo descansar cuando se debe y amarse cuando se debe, vale la pena. Dejar de juzgar bueno o malo, pero en el fondo del vaso alinearse con lo luminoso más que nunca, vale la pena.

 

¿Para qué empuño mi alma en la solapa, si mi corazón es pequeño y no ha crecido?
¿Qué lo justifica? ¿Poder? ¿Dinero? ¿Sexo (de muy dudosa calidad)?
Siento dentro del alma miles de mariposas con alas de dragones que no están de acuerdo, que respetuosamente desvarían de tu cómoda posición de decirle al mundo qué hacer sin querer tú evolucionar. Hay que soltar, volar sobre los miedos y las cabezas, abrir el alma el sexo y la ropa y simplemente navegar lo que nunca estará escrito…

Quiero porque quiero y creo que creo porque tengo poder para creer. Y economizo mis besos y mis susurros para dentro de un latido hallar otro –cual matrioshka- y así como la mafia más grande está en el Vaticano, así la mafia más grande es un niño débil de corazón con la cabeza lleno de excusas de MTV y una nostalgia por cuando ser ácido valía la pena… en un mundo que lo hace sentir impotente y en bruxismo 28 hrs al día… y yo elijo, sobre todo elijo y con amor palpito, ¿te lo dije ya?, sí, sí… yo elijo, florecer como el loto, desde el limo y lo podrido hacia Antares y Sirius,
hacia mi casa,
porque siempre recuerdo que mi reino nunca será solo de esta tierra,
sino de todas las que en ella rezan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s