Celestia

Y la misión se aclaró, se sintió el poder del viento dentro del alma, respiré de nuevo a cuatro mares y cuatro mares se volvieron uno solo y continué. Los colores se volvieron fuerza, la fuerza se transmitió en risa y el llanto se abrió al medio de la soledad. Y la fuerza emerge y emergerá de lo que construyas con tus propias manos y tu propio llanto y tu propio canto. Comprenderás, ciertamente, que nada es cierto dentro de tu persona y que en realidad hay un amor y una fuerza más grande dentro de todo lo que te rodea. No importa la agresión, no importa el odio, ciertamente, no importa la superioridad. Importa lo que florece dentro de tí y hay que aprender a ser liana para soportar el ser un abedul. Gracias a esos rayos de luz almendrados es que mi imaginación puede volar y un tercer ojo parido dentro de los recuerdos comprenderlo, vuelo hacia atrás y hacia adelante levito con alas nuevas entre filigranas con tonos celestes que habitan en este y en los otros mundos.

Ser un sol, irradiante, desde el centro del pecho hacia afuera para siempre, comprendiendo la liberación que nace ahora de las canciones de ese pulsar eterno…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s