Descarga

Tal vez fue demasiado duro. Tal vez debí abrirme más y mostrarle lo que acunaba entre brazos, tal vez hubiera comprendido que ya había parido muchas cosas. Tal vez, solo tal vez, no se hubiera asustado tanto.
Pero la verdad, me cansé de sentir que los detalles eran unilaterales.

Mi corazón en parte se siente agradecido por el salto pero está destrozado por el sinsabor de haber saltado y de haberse agarrado por tan poco tiempo de la orilla. Tal vez con más fuerza, pueda volver a escalar hasta una nueva cima. Veré, sí, ahora veré si puedo llegar.

Yo sé que ella no es una flor de lata.
Pero la única que no se ha dado cuenta de eso, es ella. Y me prometió amores y le creí y me prometió luces y le creí y yo también le fallé pero sin embargo seguí abriendo mi corazón en tajadas y puse cada una de ellas dentro de sus meriendas.

Una lástima, que nunca las compartiera conmigo como yo lo necesitaba sino como ella quería.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s