Letritas breves para artistas.

(i)
Por favor, no desfallezcan. Jamás.

(ii)
Si el Arte es un proceso, podemos afirmar con tranquilidad que el arte/Arte no es más que la huella creativa de la vida de una persona, vuelta algo tridimensional -porque no existe objeto de soporte plano, todo tiene volumen-. Y esa huella deja una atmósfera.
Por favor, así como dice en algunos sitios “no alimente al perro”, recuerde “no alimentar su ego”.

El ego es frágil y no da atmósferas. Toma mucho esfuerzo domarlo, pero es mejor domarlo para en lugar de 1.000 malos trabajos, hacer 100. Pero todos con potencial de crecimiento.

(iii)
Vivimos en el borde de lo conocido hoy por hoy 2011.
No hay posmodernismo. No se puede un retorno al huevo de los tiempos clásicos, porque la década del Flower Power y la posterior contaminación industrial destruyó esa posibilidad.
Pero vivimos los tiempos en los que Mad Maxx,  Bowling for Columbine y El señor de los Anillos son un claro gospel de un impulso mental invasivo.

Tomen eso en cuenta antes de afirmar que el culto al ego atomizado es la única salvación posible.

 

(iv)
Practicar hace al Maestro.
Lo que no te dicen es que esa práctica es holística. El ser vago también es parte de esa práctica: obsérvalo con cariño, porque la oscuridad de la vagancia indica qué no satisface… y permite salvar obstáculos mejor que intentar dominarlo a la brava intelectualmente.

(v)
Ser creativo no implica ser reproductivo.
El mundo tiene +7 billones de animales sin cola pelados y no precisamente conectados con su corazón. No traigas un hijo de puta más a menos de que sepas como ayudarle a navegar esto sin ser un consumista inmundo como los que lo antecedieron: el planeta no tiene responsabilidad ni culpa de tu pésimo sexo.

 

(vi)

Nunca lo olviden: ser original hoy y siempre es saber luchar por el derecho a vivir en armonía.
Los hippies se equivocaron al subir a las puertas del Cielo y bajar sin aprender a cambiar, siendo idiotas desde la punta al final.
Les heredaron a sus hijos esa sensación de que nada valía la pena.

Tres millones de partículas POR SEGUNDO radioactivas nos están enseñando que eso es falso: la sostenibilidad y el amor es lo único que sobre este pequeño y poderoso planeta, valen la pena.

 

Anuncios

Pétalos de ambar

Recuerdo que recordaba.

Cada día que salgo y estoy feliz yo beso todo. Beso los andenes. Mis huesitos secos besan los ladrillos. Me inspira amor la mierda seca del caballo que se ve feliz trotando, me inspira dulzura el hombre que en su rostro lleva tatuada la duda eterna de amarse -o no- de un mestizo cualquiera madrugando al trabajo. Me cimbronea de amor el hombro redondo y fuerte del que barre la basura con ritmo limpio, rojo y simple, con invisibilidad rota por una mano sosteniendo su frente con un simple saludo. Han pasado los años y el color sigue allí.

Cada vez que estoy contento, cuando camino, quiero partir cada piedra y acariciarla y volverla una almohada más.
Cada vez que quiero el sueño, busco que no sea eterno, sino volver a mi casa.

Quiero una lira suave que no atraiga tormentas, sino que levante multitudes.
Quiero un hijo para cuidarlo como quiero cuidar al colibrí que anudé en medio de mi corazón cuando como super nova brilló tu estrella: ¿qué es el amor entre dos si una estrella no es portal para amarte en medio de un sudor, una lágrima o un mar en sí mismo?

Cada vez que te abrazo y recuerdo que estoy de paso, mi corazón se encoje un poco, pero no porque no vea flores, sino porque el peso de todas lo abruma y lo vuelve enana estrella.

 

Hoy cierro la noche entre miles de olores sueltos. Voy a la cama eterna en la cual la nieve no quema y todo cielo es un cielo limpio al cual puedo aullar sin parar…

 

el mundo de las fataes no me es ajeno y así, con alces y centellas, se abre a tí en la dulce y bella oscuridad.

Mi Dama del Sáuco

Para mí siempre vas a ser un árbol plateado, renacentista, florecido, con volutas de miles de electrones entre hoja y hoja.

Para mí, siempre vas a ser las caminatas largas y el beso en la mejilla que acariciaba ensueños y la creencia de que vería el sol sin parar un día sí y otro también.

 

Para mí, vas a ser el corazón abierto que me regaló su mano para poder confiar en que no hay sueño imposible, por más reñida que sea la tarea, el amor sale adelante.

 

Para mí, eres esa hoja dorada que albergó con paciencia y confianza la maldad y oscuridad que una vez expulsada, me permitió ver lo realmente hermosa que eras, a pesar de mi incipiente sordera.

 

Para mis manos fue un honor palpitar al lado de las tuyas, una nota clara sí y la otra también, una nota cómoda sí y la otra también, un abrazo profundo en sí, el poder olerte no hecha de memorias sino de vida también.

Yo tengo que recordarte siempre como alguien óptimo en mis canciones. Yo quiero que sepas que estoy anclado en nu mar de nuevas sales y tus abrazos fueron rocas donde lo único que veía sólido en ese inmenso mar era el paladar oscuro de los nuevos cielos.
Texturas aterciopeladas, tez de aceituna y soñar con que tus 3 hijos son felices al final del día.
Mi hermoso arce blanco, tus flores nunca morirán. Ya no las veré con los ojos de este mundo, pero no te voy a olvidar jamás. No comprendo realmente cuál es el mecanismo con el cual se tejen o no los sueños de araña que llamamos vida, pero, ahí están.
Ahí están…

 

Tomará tiempo, pero, no me detendré.
También deberé beber de muchas fuentes, para al fin saber.

 

Pero visualizo con claridad todo y así te digo,
cumples la profecía, el hechizo, más antiguo que conozco:
eres la gota que siempre estará húmeda, porque volviste al mar.

 

[Para G. Valencia]