Espaciado, respirado, admirado, admitido

En medio del cielo, la noche y dos manos abiertas.
Vivimos los tiempos de la desintegración.

Y sueña. Sueña una voz morena que en el paraíso de las miles de razas de tono sepia, beige y blanco titanio, hay un espacio. Un espacio en el cual la locura de soñarse posible y amable se abre sin cesar y el sueño es feliz no por ser tan blanco como ellos o tan alto como ellos, sino por amarse entero todo lo que compone bajo un cielo púpura, casi delicadamente violáceo, el abrazo fraterno.

Nadie hace danza sin abrir antes su vida, su corazón, nadie es potencia sin cohesionar sus sueños.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s