Pasa el cielo entero…

Arranca un mundo en el cual los caleidoscopios de metales no nombrados o tan increíblemente cálidos y dulces que ninguna fría tabla periódica podría sostenerles…
y para él, yo, que tengo agolpadas notas y mensajes, debo ceder las palabras limpiante…

DESPEDIDA

 

 

Me despido de mi mano

que pudo mostrar el paso del rayo

o la quietud de las piedras

bajo las nieves de antaño.

 

Para que vuelvan a ser bosques y arenas

me despido del papel blanco y de la tinta azul

de donde surgían los ríos perezosos,

cerdos en las calles, molinos vacíos.

 

Me despido de los amigos

en quienes más he confiado:

los conejos y las polillas,

las nubes harapientas del verano,

mi sombra que solía hablarme en voz baja.

 

Me despido de las Virtudes y de las Gracias del planeta:

Los fracasados, las cajas de música,

los murciélagos que al atardecer se deshojan

en los bosques de casas de madera.

 

Me despido de los amigos silenciosos

a los que sólo les importa saber

dónde se puede beber algo de vino,

y para los cuales todos los días

no son sino un pretexto

para entonar canciones pasadas de moda.

 

Me despido de una muchacha

que sin preguntarme si la amaba o no la amaba

caminó conmigo y se acostó conmigo

cualquiera tarde de esas que se llenan

de humaredas de hojas quemándose en las acequias.

 

Me despido de la memoria

y me despido de la nostalgia

-la sal y el agua-

de mis días sin objeto

 

y me despido de estos poemas:

palabras, palabras –un poco de aire

movido por los labios –palabras

para ocultar quizás lo único verdadero:

que respiramos y dejamos de respirar.

 

Jorge Teillier (Lautaro, 1935Viña del Mar, 1996)

BONUS TRACK: Beautiful like diamond-colored honesty…

Bob Marley dijo: ”Ella no es perfecta. Tú tampoco lo eres, y ustedes dos nunca serán perfectos. Pero si ella puede hacerte reír al menos una vez, te hace pensar dos veces, si admite ser humana y cometer errores, no la dejes ir y dale lo mejor de ti. Ella no va a recitarte poesía, no está pensando en ti en todo momento, pero te dará una parte de ella que sabe que podrías romper. No la lastimes, no la cambies, y no esperes de ella más de lo que puede darte. No analices. Sonríe cuando te haga feliz, grita cuando te haga enojar y extráñala cuando no esté. Ama con todo tu ser cuando recibas su amor. Porque no existen las personas perfectas, pero siempre habrá una persona que es perfecta para ti”.

Besando sílfides en la mañana de un domingo

Y es que cuando dejé de correr hacia tí, la llamarada fue completa y ascendí en gracia. ¡Vertical, rápido, veloz, súbito! Y esperé miedo o recaídas pero no puedo fallar, sé que en mí, ya no puedo fallar. Ahora mi noria no gira hacia tí, eres espejo y ascendencia que pasó y pasa.
Queda mucho por quemar, pero ya no en una hoguera sino en una forja o en un músculo deshecho.
Queda mucho por concretar, pero mis manos sienten como vuelve su antiguo calor y juego.
Queda mucho por recorrer,
mi pequeña alegría,
pero hoy siento un dolor de parto, de unicornio nuevo, sabiendo que al fin,
contigo o sin tí, puedo hacerlo.

Cada vez que se corre un velo del corazón podemos comprender la hermosa abundancia que recorre, sin cesar, este planeta.
No es cacofónico ni estereofónico y va más allá de sinfónico aunque su anclar es simple, sobrecogedor y polifónico.
¿Lo oyes?
¿Oyes la voz sempiterna de los ángeles? ¿Las gargantas electromagnéticas de sus estrellas? ¿Sí? ¿Eres capaz de nuevo de oír el amanecer de este mundo? Tal vez muchos no lo sepan, pero cuando amanece el día, cuando la parte luminosa del día hace presencia, el calor del cielo se vuelve una llama de tonos plata que puede atravesar toda la existencia al mismo tiempo y es ahí donde los niños, los perros, los ciegos y los mecánicos sienten un respingo, luego una chispa en el pecho, luego calorhumoralegríaesperanzaseparaciónreencuentro y entonces, de sus labios se emite el sonido ‘gracias’.

Hay… el cielo es como un copo de nieve, dentro de un copo de nieve, dentro de un copo de nieve, cristalino, etéreo, potenciado, liberado. Es miles de millones de filigranas que superan toda posibilidad de comprensión; no es Leda Atómica, no, es fragancia liberada. Y es la única fuerza que el sistema -el business– aunque deseara profundamente, no te puede comprar, o suministrar en módicas sumas adictivas por un pequeño precio.
Y entonces, en mitad de la noche, en la penumbra, en la bota pantanera libre de sangre y deseosa de hallar un hogar, se abre un claro y todos los frutos del bosque pueden ser, venenosos o alimenticios, pero frente a tu frente se abren, a tu mano se acoplan, a tu lengua se mezclan.
Si sabes aguardar, si te preguntas “¿cuál es el borde de esta inquietud?”, se abren más caminos de los que puedes comprender.

Me dió a mí flores de cuarzo blanco para regar desde mi ventrículo en espiral, por toda la habitación, en tu dirección
y más allá de tí. Ahora hay una procesión de galaxias y brillantes esferas que se entregan por doquier. Besan en los labios y salen a correr sin perder su integridad. Porque están fusionadas en su inherente divinidad.

El mundo guarda, para tí, si lo quieres, si lo deseas, cosas cristalinas.