Bocados: El derecho a la rabia

Es cuestión de justicia. ¿O de injusticia acaso? Es cuestión de lo que el mundo me debería dar. Espera, ¿el mundo que tú diseñaste no se está moviendo hacia donde tú quieres? Es que estoy desfasado de mis tiempos. Pero el sol brilla y el viento palpita y cuando estás a solas con ellos, ¿no eres libre?.
Acaso sean los colores del tiempo pero me siento mucho mejor dentro de una burbuja de vegetales y plantas que con una caída libre de mentiras con las que, sostenemos, nos han criado y defendido esta realidad y media. Y acaso no sea yo el único, acaso sea ese el remedio que necesitamos todos.

No lo sé.

Pero sí sé que dentro de una manzana masticada y un beso de sol se halla más felicidad que dentro de miles de botellas, libros o sábanas húmedas.

Como también sé que si jugamos al pensamiento fractal, dentro de cada injusticia late un miedo que se justifica con otra injusticia.

Lo que quiero decir es que eso es como intentar deshojar margaritas de acero con los dedos desnudos: bello, sí, pero vas a quedar hecho picada de cuadritos.

Es un universo, pero jamás podrá ser tú universo.

 

Así que grita y dale cuerpo, pero sacúdete las taras y al final del día, avanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s