Defensa de la inocencia.

Por ser libre. Por tener el poder de abrir las llaves. Por darle textura a lo que tiene textura y poder a lo que tiene poder. Por permitirnos dar gracias y ver el mundo libre como realmente es, no como quisiéramos que fuera. Por permitirnos arder con la intensidad  horaria de miles de soles -incluidas sus inhalaciones y exhalaciones- desde que brincamos de la cama hasta que volvemos a ella. Porque nos permite quitarnos las capaz de la moralidad y nos permite tener acceso al centro interno desde el cual se fluye con el sentir, el pensar y el sabor del momento en el que, como un pez, andamos sumergidos. Porque el deshiele es más sencillo si es así. Por amortizar el golpe no solo del paso de los años, sino de la autodestrucción de sí mismos. Porque, y sobre todo, no hay que ser la nana de los atroces palpitares del egoísmo de nadie.

Los pasos se tienen que desandar. El tiempo con su boca voraz mordisquea e irrespeta todo, entonces no tenemos tiempo, en realidad, para autodestruirnos todo el tiempo con pérdidas de quinta o primera. El espacio con su mano firme y su pecho de hierro abarca cualquier posibilidad de movimiento, y siguiendo la lógica anterior podríamos deducir que tampoco tenemos entonces zonas para desperdiciarnos y que necesitamos estar en buena onda con nuestro medio.

Muchas personas malgastan su energía buscando nuevas experiencias, en lugar de hacer el viaje TierrAdentro y hallar el valor de cada una. No es por trauma o púlpito desde donde lo digo, es que miro alrededor y comprendo que todo eventualmente va a terminarse, así que hay que exprimirlo como el que más. Too much, my dear? Tough. En realidad lo que yo termino percibiendo es que hay un modo de amar la vida que es un estado de conciencia, y no te deja mucho margen para el egotismo, no te deja un margen para vivir de las apariencias como el que más. Y también que aquellos que consideran debilidad la empatía son los primeros en partirse el alma cuando el medio les enseña que el mundo no quiere besarle el culo a la percepción que ellos *creen* que el mundo debería oír para configurarse.

Creer pero no como en las iglesias, sino desde el corazón, es lo que motiva. Y entonces…

Creo que como decía Pablo Picasso, tal vez sí necesitamos mucho mucho mucho tiempo para realmente ser niños. No por inmaduros. No por querer ignorar el dolor que recorre las líneas del universo de tantas, tantas personas. Y muchísimo menos por ignorar que para muchas personas el ser adulto implica, per se, autodestruirse para ser aceptado socialmente. Pero es que hay que afrontarlo, que si nos permitimos empañar nuestra visión de la inocencia por el hecho de jurarnos ‘más adultos’, en realidad no estamos siendo plenos y con autoridad empuñada, sino netamente estúpidos y vacíos de magnetismo. Y afrontémoslo, si vives de unos ‘días de gloria’ en realidad lo que eres es un producto de marketing y publicidad ambulante, y qué lejos estás del poder de un corazón humano, mi hermano. El filo perceptual que da la inocencia y la pureza de corazón no se puede comprar, no se puede imitar, es imposible de mercadear… si no tienes esa libertad de movimiento y si estás tan restringido todo el tiempo, ¿a qué, en realidad puedes jugar?
Eso, y no comprarse unas gafas de pasta o un gorro, realmente es el reinventarse.

Cuando se quiere empezar a vivir un cielo en la tierra este es uno de los requisitos… el volverse desprendido sin llegar a estar ciego.
Vivimos un mundo de carreras de ratas, en el cual solamente somos libres cuando estamos reconfigurando el espacio en el cual cargamos, relacionamos o abrazamos lo que nos queda por dentro. ¿Para qué, entonces, el esfuerzo de defenderlo todo?

Yo prefiero entregarlo todo hablando mucho, cantando mucho, pintando mucho… porque siento sobrecogimiento y fascinación por estar vivo, como cualquier ser humano.
Mañana se hará responsable cada cual de su proceso vital. Y ayer, cada uno sembró raíces, cosechó tormentas, abrazó o rechazó violaciones de cualquier tipo.
Pero hoy, hoy es como decía el maestro Mikao Usui:

Sólo por hoy, no me preocupo.
Sólo por hoy, no me enojo.
Respeto a mis padres, maestros y ancianos.
Me gano mi vida honestamente.
Respeto todo objeto, cosa y ser viviente.

Así que, empuñado eso en rama, hay que estar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s