Elíptica ronda a la media noche

Porque sí, porque esta noche y este ciclo que empezará desde hoy es seducción y una canción de pobreza y resolución al viejo aliento. Pero acá están las espadas de los arcanos bien bruñidas y la sonrisa del desencanto como primicia… así que sigamos por la ruta menos corta, y el momento más largo, de acá, a cualquier lado. Juntos a la par, tal vez, sí, tal vez como lo visualizaría Pappo.

Nada más triste que la persona que nunca tuvo los cojones para avanzar y llegar a ser libre, sino que arrastró el trauma de la protección que no tuvo,
el amor que nunca la cobijó,
las caricias que no eran tales
y
la potencia que no era nula, sino llen de carencias:
en definitiva, el beso de huesos de los que viven bien, pero nunca son plenos.

Deseo tu muerte causada por lobos y tus ojos, de pobre mariposita ciega, arrancados en misericordia por alguna manifestación de un numen Hindi, para el bien de todos nosotros y el poder de tu santa iglesia. En cortas, no te pido que te mueras, pero siento ningún afán por evaporar tu piel picuda dentro de cualquier alberca de lajas negras.
Si las palabras pudieran hablar directamente con las vocas diminutas que habitan unas gafas, o unos jeans ajustados, o una maleta vieja pero desgastada honorablemente, entonces, podrías saber, que hay tantas voces como ranas eternas dentro de las arpas del día a día en el quehacer de cualquier hombre… y que grano de arena cualquiera eres en este mar. Azul, y doscientos treinta y tres golpes de gris y blanco te hacen palidecer el lastre del orgullo que solo te respalda un papel.

Las cadenas más bellas las forjan nuestras madres con sus palabras ‘ciertas’ sobre la extensión de nuestra inmensidad que ellas recortan sin parar para no tener que cambiar ni cuestionarse lo que les ha de quedar de sobremesa.
La desilusión y el rezo que viaja dentro del viento corre sobre mi cabeza como un dios que necesita entrar a la hoguera -ya todo dispuesto, ya el viento y el óleo bendecido-, un totem que debe arder siendo madera, para finalizar siendo diamante, al final de los ciclos que alguna vez creiste impensables, en el más allá… que súbitamente, se vuele el más acá.

El sueño se transforma en voz de fantasma que transmutado en fiebre se vuelve oro, continenes a un fantasma dentro de las razas perdidas y no puedes detenerte ni a pensar en qué es lo que te debes, al final del día, pues es solamente un beso tras otro lo que te debe alcanzar para al otro lado llegar.
¿Grupo? ¿Parche? ¿Raza?

Solo el más fuerte sobrevive, no el que más se deforma, y negranos nuestro placer de la huida a un lado oscuro nunca está de más, también esla fuerza dentro de la hojarasca, pero limpias al otro día y pintas las paredes de carmín y amarillo mostaza -que más da-, a inmensa y luenga pero fuerte, velocidad.

Uno, dos tres, cuatro y seis más:
te atropellan los tonos sin parar.
Clip, clip, clip, las tijeras avanzan.
La ropa cae, lentamente, gasa y mierda secándose en baños sin limpiar y en la parte de atrás de tu mente
todo tipo de ira se desplaza a gran velocidad, como inmensas arñaas amarillas que corren sin parar.
Giro y doy vueltas al caer en el lapso de los 52 días, mientras las puertas antiguas de las hadas y la hiedra se desplazan para avanzar en el más allá de forma incesante y peculiar a contramano de lo que escribes con tu dedo, vacío y seco, en una ducha, después de una maratón (huera) de sexo.
Uno. Dos. Tres.
Se abre el telón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s