Alfaalgoritmiconumástica

08.10.2012
El miedo, la preocupación, el asomo de la oscuridad que bordea el correr y tintinear del paso de las montañas y el intercambio por el reino en el que el brillo lunar se mezcla con el chispazo metálico de color jaguar…
acaso somos más que dos trazos gruesos de pinceles baratos en una ciudad con ínfulas de recepción universal cualquiera –cosmopolita, dicen los entendidos-… acaso podremos ser algo más que el mapamundi con el que nos atraparon en nuestra infancia.
Dos bocados y morder el cisne de cristal en el intento.

Correr con hambre y con desesperación por llegar a la meta, dado que se ha terminado el ciclo y no se ha podido lograr la liberación adecuada; ya sin grilletes se corre más rápido, sí, se ha terminado el ciclo y se ha caído completa la vieja estructura medieval… y de pronto tropezarse y golpearse las mejillas contra las paredes al rebote y sangrar por el labio roto y beberse la saliva mezclada con sangre y zumo de frutas, cantándole a un dios eterno que la lengua interna quedó atada por un grito que nunca pudo surgir mientras quedaste a solas en las veras de una nave que nunca partió de su puerto y se pudrió esperando tu intento.

Los ojos rojos, la lengua larga y luenga, colgando de la boca abierta en las mejillas pétreas que rodean un castillo vuelto de adentro hacia afuera, con la misma sensación que da una mandarina que se pela y por dentro se cuenta el rostro con el cual respira.

15.10.2012
Nebulosas en las cuales mis antepasados crearon y me confiaron su sabiduría, escuchen con humildad mi llamado, que esta noche danzaré para ustedes la única danza que conozco, la que nace del vientre y las vísceras y el corazón del hombre: la danza geométrica de la creación sonora. Sí, entre cada bajo y cada beat seré un vino curioso que, sin alcohol, me logra desdoblar en sonrisa y sátiro sin parar, mientras veo el espejo de cada mundo por la calle pasar…
Cada animal con cada respiración se ubica en cada dcanción diferente en el reino del hombre y el miedo y la ansiedad y la fuerza y la potencia se pueden saborear mientras se despliegan poderosamente al frente de todos los hombres las memorias centenarias de este universo. Mapas estelares que nos llevan a ser multidimensionales frente a los cuales la única opción sensata es la locura, el desatino, para poder recoger los pedazos de nuevo cuando se acabe la noche y los diferentes soles de colores irdiscentes nos estallen por dentro en miles de rayos.
Respirar. Parpadear. Sentir la contracción y la náusea en los huesos mientras un sirviente de Anubis es expulsado de la simiente para siempre, por siempre, desde siempre. Paladear la tristeza como un color diferente de piel en el universo extraño en el que habitas en el que las sombras son espacios nuevos de construcción vital, un sitio en el cual los colores son tan reales que, como Tony Stark cuando estaba paralizado sin su armadura, al estar de nuevo plugged te sientes en un universo hiperrealista.

22.10.2012
Cabalgar sobre rostros de lobos y preguntarse qué fue de los antiguos compañeros. Perder la brújula y el norte y encontrar en el medio del cielo la curiosidad de abrir el camino de la salvación. Saber que la fuerza que se invoca puede arrasar o amansar naciones, rogar por la humildad para reconocer que no se puede perder de vista ni la cadena, ni al danzante. Pensar en nuevas aventuras llenas de riesgo, donde nos sentamos a hablar con seres que viven en un paraíso de sombras y nuevas dimensiones donde se juega ajedrez a la sombra múltiple de dieciséis tipos de vinos envejecidos en barrica de durazno.
El sabor en todo un cuerpo de cenicero por ser detritus andante de las articulaciones de otros hombres, como natural percepción de alquimistas más extendidos en el tiempo que el más joven y poderoso de los ilusionistas de mercadotecnia. [Ilusos,
que no saben reconocer el tiempo de la ira y la fuerza divina cuando está al frente arrebatándole a sus patéticos santos…]

Tres fuerzas repartidas como montañas dentro de los ojos de poderosos balaustres de maderas innombrables en lenguas hispánicas. Acción, cadencia, olor a lavandina y a muerte clara, danza erótica que oculta lo macabro y lo seductor al mismo tiempo que realza las fuerzas terribles y telúricas de la naturaleza, abriendo los espacios de la pulsión poderosa y sempiterna, permitiendo que surja con todo su poder la piel y abriéndose la voz que susurra “te tengo, eres mío”, mientras una hendidura se vuelve papel caliente y entonces fuego, entonces luna, entonces amor de Valkyria.

El fin del fuego. El poder acumulado después de años de acariciar el velo… corrida la tela, entonces tomo aire y grito con rabia: pues el escenario ha quedado vacío y los que habían de ver la función al yo presentarme se han ido, y ahora solo quedan los que barren… pero sus aplausos valen por miles de encopetados señores y menopáusicas damitas, pero es tan mixto el color del éxtio y el cielo en las retinas de l mundo que ya no me importa quién me haya de ver en más.

29.10.2012
Desde el fondo del corazón, solo pido una cosa, que se abra la plegaria correcta, que me eleve en almas sobre campos de espigas coloradas por las nubes de zafiro de planetas con alma esmeralda que nunca pronunciaré su nombre al frente de los hombres, sitios donde pueda ella y yo viajar sin parar, volando abrazados en un solo gesto que se multiplica por cientos de fuegos. Quiero ser como esos símbolos que llamamos runas y esos cuarzos que habitan los glifos y reflejar en cada dirección que me componga el trazo nuevo de una trascendencia.
Soy hoy el árbol de sauco que se estremece por ternura a la orilla de un río, porque mira como la luna permite que los muertos viajen a casa. Soy el agitado campanilleo de miles de seres que viajan hacia un espacio de compasión y piedad que no habita esta confrontación que hoy osamos llamar mundo normal. Soy la concreción del ciclo de cantos que jamás enhebré y que me desbordan por la garganta sin parar.

Y todo esto lo oí por tí, me dice la pitonisa, y prosigue y me dice que lo hallaré en el pergamino rojo que rodee algunas palabras, canciones y pedazos geométricos de tela que beban té.

No te conozco, y te estoy dibujando con un dedo en esa intimidad de sombra que habito, pero comprende esto.
Ya me llevé la última cicatriz a la tumba y esto me quedó claro…

Por tí renunciaré al mar de fuego que me convierte en la sombra de mi padre, la conquista de mi madre y la soledad acompañada de mi hermano. Hacia tí seré la sonrisa dentro de mi sombra, luminosa y sin los ojos en candela, de la que me parió con besos indígenas: hay cosas que quiero cocinar solo en tu presencia, probar solo en tu presencia. Por tí seré el perdón al conquistador y a la mulata atrapada dentro de un grito en medio de una llama, por tí seré el cesar de ser errante porque no puede ser errante el que considera su primer amor la tierra que le llama… ¡la tierra entera, su casa!
Estaré en mí y giraré en dos golpes mientras harás no sé que diablos, pero estaré.
¿Lo podrás aceptar?
¿Huirás del viaje, cuando solo haya que aterrizar?

Presiento el devenir de una flama que no se cohibirá en potencias. El devenir de una nueva flama. Y suspiraré en calma sin las costillas hechas lajas de piedra.

Anuncios