Fragmentos pre-tesis

Me tatué a sangre y fuego sobre los hombros
“no olvidar de donde vienes”
y
“no perdonarte si pudiste haberlo hecho mejor”.

Y acá respiro.

___*___

¿Qué soy? ¿Qué queda?
Comprendí que no es mi corazón el que se está rompiendo,
es el mundo a mi alrededor.
Y solo estirando la mano puedo hacer lo que quiero, cuando quiero, como quiero,
aún cuando ya no quede nada nuevo o amable en ese montón de cemento roto.

___*___

No estoy pasando por la noche negra del alma: tengo el alma un poco negra porque aún no deja de ser noche.

Estoy gritando porque mientras estos niños, con papá y mamá, con sus amores y cuidados, continúan avanzando,
yo tengo que fumarme tener un espíritu de estrella de rock, un espíritu de shaolín y dragón centenario,
condenado a un cuerpo que no puede levantar sus cosas por sí mismo e irse
lejos
donde no lo tenga que tocar el vaho asqueroso de una persona que es zombie desde hace 16 años, pero no se ha dado cuenta de ello.

Estoy gritando porque no puedes verlo, encerrada entre papeles, encerrado entre negocios turbios y el poder de generar abusos sexuales:
porque a tí lo que te interesa es que te pague a tiempo y te pase las cosas,
porque te quieres deshacer de mí (o al menos, eso espero, terror siento de que me ancles
y me impidas partir lejos).
No ves que estoy pagando algo, estoy pagando un pasaje a la libertad,
siendo el costo mi propia sangre y huesos,
siendo el precio la muerte de todo el perdón acumulado que alguna vez te pedí y dejaste para ‘luego’.

No puedes verlo y no tengo que decírtelo, pero ciertamente no voy a callármelo
por miedo a que me señales con tu patético dedo.

¿Qué eres tú para afirmar esto y aquello? ¿Te has visto al espejo?
Luego, ¿qué eres?

___*___

Concentración, condensación evaporación, liberación.
Corre, corre, corre tiempo, pero no dejes de conmoverte.
A las cosas que a muchos les parecieron bellas, a mí hoy me parecen mierda. A las cosas que pensé que eran pura mierda, hoy por fin comprendo su belleza.
El mundo donde vive mi memoria y amor no cabe dentro de las hazañas perdidas
de dos o tres niñatos jugando con las balas perdidas.
Me acosté y soñé con el amor dentro de un beso de fuego
y encontré tu muerte hacia el nuevo tiempo.

Camino dormido por sueños extraños y sin embargo,
estoy aquí,
llorando,
riendo,
pidiendo una oportunidad para liberarme de todo ello sin pensar.

__*__

Quiero gritarte en la cara
lo estúpido que fuiste
lo mucho que me abandonaste
el dolor que tuve que arrancarme de los ojos y el intentar cambiar el mundo
buscando que tú me escucharas
que tú me dieras una respuesta de por qué tanto y tanto estupro
en medio de un pantano de justificaciones de cuándo y cómo hacer las cosas bien
mientras el cielo se me cae a pedazos y tú tienes que volver a tu tumba
y yo a un espacio descubierto.

Duele el cerebro de pensarte amable, cuando no eres más que un vil renacuajo.

__*__

Dale tiempo al tiempo, dijeron.

Ahora solo siento que estoy en mi tiempo, pero que mis oportunidades no hay llegado al verdadero tiempo.

Recuérdame cuando dormíamos tú y yo, pincel, lado a lado, mientras los amores pasajeros se volvían fuego y lana
dentro de la casa que nunca habité por no ser un “vendido”.

Sentir la ira de ver la vida elíptica, rodeado de animales, mientras ellos caminan tranquilos
y yo me devanaba los sesos buscando ser querido con ellos
cuando lo que importa es lo que yo pueda abrazar sin volverme espina
y todo lo demás es secundario, superfluo y sin significado alguno.

__*__

Ha estado definida por muertes.
La del invisible. La de la atropellada que me juzgó por acostarme con su amiga. La de la que se deshizo frente a mis ojos mientras apreté los puños. La de el que escribía los garabatos que le susurraban las Fuerzas Geométricas que rigen este mundo, caligrafía para bellos enanos y sublimes elfos.
No sería raro que el final de mi carrera estuviera marcada por su descenso, presa de sus propias cadenas su alma, condenado al mismo destino de todos los que rompen el cielo con sus manos.

Lo que quiero decir realmente es que siento que no vale la pena pelear más con ello: mi reflexión sobre lo vano que es este mundo se aprendió a golpes de pala, horno crematorio y velas.
Y eso debería haberme hecho caer en cuenta de muchas cosas.

 

__*__

Lo único que aprendí de mi carrera de plástica, es que soy un excelente escritor y un ansiado músico.
En el resto de cosas me considero brillantemente medio, viendo todo como si fuera una curiosidad y no una razón de vivir la vida.
Y en el día de hoy, año de nuestro señor romanizado Emmanuel, solo puedo decir: no me estresaré más por ello, esa es la realidad con todas sus comas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s