Quemando el mapa (o pensando en Irrelevarte)

¡Hey gente! Un poco abandonado tenía esto, vamos de nuevo a empezar.

Como he dicho anteriormente, tengo pensado en sacar una serie de posts sobre como veo el proceso estético para las personas en este momento que buscan ejercer como artistas en medio de unos tiempos muy fluctuantes y muy desafiantes (hablamos para mí para la franja nacida entre 1980 y 1995, no antes y no después, como principal protagonista).
Sin embargo, pues, acá en Bogotá estuvieron en Octubre con el bombo de “Colombia en su Mes del Arte/Las Ferias de Arte de Colombia son lo más cool del universo” y pues, pues no.

Ya escribieron en En Órbita sobre lo que pasa con el tema del arte, escala 1:1. La palabra clave para mí fue el título, porque lo pone todo claro: el arte se siente sin peso, gravidez, sustancia o utilidad alguna. Hay ideas que tengo sobre el proceso, sobre cómo mejorarlo. Tal vez no sean las más populares, ni tengan el respaldo de éxito de amigos con exposiciones/grados/licenciaturas/posgrados/puestos en MinCultura: sin embargo, el lenguaje no le pertenece sólo a las personas que tienen un cartón o a las personas felizmente exitosas. Y por eso, quiero jugar y usar algo que parece tabú: reclamo el derecho a usar mi imaginación, para mostrar cómo considero que puede moverse esto, así no tenga las pruebas empíricas o a Lyotard como defensor de las mismas (no los considero relevantes para esto, no es la ocasión). Compongo así: 1 problema, 1 forma de solucionarlo, 1 recurso a aplicar, 1 desarrollo del por qué esa solución y no otra. ¿En ese orden? Oooh sí -son más como guías, no como parámetros, cero estrés-.

PROBLEMA #1: Nadie/casinadie asiste a las exposiciones de a(A)rte porque nadie se entera dónde quedan.

FORMA DE SOLUCIONARLO
-Grabación de videos de desplazamiento desde varios puntos de la ciudad hasta la exposición. Grabación de video de las locaciones inmediatas del sitio. Grabación de video de la instalación como tal y los recursos que tiene cercanos.

RECURSO
-Videos en celulares con WhatsApp/Vine/otras aplicaciones, de 3:30-7.00 mnts. Plano libre, filtro libre, perspectiva y secuencia/otros libre.

¿POR QUÉ?
-Debido a que en los medios hay más imágenes de lo que pasa fuera del país en temas de arte o de lo que pasa en términos bélicos, son pocas las personas que realmente comprenden que en su ciudad existen escenarios reales, físicos, con nombre e historia. Y los artistas son un poco autistas con sus locaciones: no conocen bien el barrio, o no comparten sobre la historia del mismo, o la localidad, etc.
Sería un buen primer paso y uno definitivo en un acercamiento a ese país analfabeta en cuanto la posibilidad de que, en cualquier sitio, con esfuerzo, recursividad y paciencia, se puede generar un espacio para la plástica.

PROBLEMA #2: Nadie/casinadie asiste a las exposiciones de a(A)rte porque transportarse es muy difícil.

FORMA DE SOLUCIONARLO
-Crear como parte de las propuestas colectivas de las grandes galerías + galerías emergentes + espacios estudiantiles de exposición/otros un medio en el cual se reporten, con fotos, audios y avisos, la información de la infraestructura vial que está alrededor del espacio expositivo.

RECURSO
-Creación de grupo de Twitter/Instagram/otros con esta información, actualizable a 30 días y con posibilidad de descarga en PDF.
-Creación de aplicación para celular para este proceso.

¿POR QUÉ?
-Es hora de que los artistas se enfrenten con una realidad muy sencilla: el arte no es posible sin un espacio físico dónde desarrollarse. Hasta el más conceptual de los artistas tiene un cuerpo físico e instrumentos físicos sin los cuales no puede desarrollar proceso y obra. Y así mismo, las personas que quieren ir a ver una exposición tienen un cuerpo físico… que tiene que pasar por unas condiciones de desplazamiento… en una capital que está ensimismada de tanta infraestructura rota… ¿ven a dónde va esto? Es básico.
Hablando como imagino los primeros pasos de esto, primero estaría el sólo documentar lo difícil que es ir a ver una obra (andenes eternamente rotos, alcantarillas tamaño meteorito jurásico, postes de luz inexistentes, trochas disfrazadas de calle, rutas de buses SITP/Transmilenio desconocidas, et al). Pero eso podría también servir para algo más realista: queridos, en los “países desarrollados en que sí valoran el arte” HUBO un proceso en el que los habitantes locales tuvieron, de una forma u otra, que meterse con los espacios democráticos que definen cómo se construye una ciudad, y ahora que está de moda hablar de la ciudad y sus espacios clasistas, no se me ocurre mejor momento que este para que empecemos los artistas a vernos como habitantes y creadores de hábitat.
Algunos alegarán que no es tarea del artista nada esto sino sólo su obra.
Algunos afirmaremos que esa postura miope nos está condenando al retraso eterno, esperando la salvación estatal/corporativa que no llegará sola… ¿vamos a confiárselo a quiénes entonces? ¿A los curadores? ¿A los planes de MinCultura, el Concejo o el Distrito?

PROBLEMA #3: La gente no se siente identificada ni estimulada para visitar el arte local en sus temáticas, y las campañas (porque no son otra cosa) de MinEducación/MinCultura han sido poco eficientes.

FORMA DE SOLUCIONARLO
-Exposiciones con contenido con mayor contenido de diversidad, cuyo contenido no tenga curaduría por 1) personas correspondientes a los gremios de publicidad y marketing, 2) personas correspondientes a los gremios de diseño y sociología, 3) personas que trabajen dentro de los programas de impulso tipo Marca País.

RECURSO
-Inclusión por convocatoria abierta de colectivos y temáticas en espacios como el Museo Nacional de Colombia, el Museo de Arte Contemporáneo, Bogotá Arte Contemporáneo, Galería Casas Reigner y similares, sobre trabajos y proyectos artísticos que toquen los siguientes temas: historia LGBTQ en Colombia e influencia en la estética actual del país, historia de la artesanía indígena en Colombia (incluye arte raizal de San Andrés y Providencia) e influencia en la estética actual del país, historia de la AfroColombianidad y su conexión con las otras manifestaciones Afro de Suramérica, Centroamérica y Norteamérica,

¿POR QUÉ?
-Porque estamos en un mundo que está cambiando debido al ejercer la globalización en primera persona a una velocidad mucho más grande de la que calculamos. Y un mundo cuya información disponible sobre la existencia de la diversidad y sus variantes está al alza: hablamos no de dos libritos polvorientos de precio inaccesible, sino de therabytes de información sobre la experiencia humana PosGenteDeBien.
En un mundo en el cual el tema del racismo realmente estuviera superado, no veríamos la creación de economías de ghetto, de políticos locales destruyendo empleos y empujando a países enteros a migrar de un sitio a otro -¿cuántos años llevamos así, 9 años de emigración semiperpetua?-, de familias interraciales LGTBQ invisibilizadas, incluso de familias intercontinentales de las que se siguen viendo como novedad. Y esta realidad siempre ha permeado el mundo, no es nuevo, pero el grado con el cual lo hace hoy por hoy es descomunal y atrae la atención de las personas muchísimo más que el desarrollo de la No-Arquitectura del Anti-Ego de lo PosCuir de alguien. Esa búsqueda estética puede ser respetable, pero no está conectando.
Repito, esto afecta en lo local. Colombia, acostumbrada a confiar demasiado en su orgullo parroquiano y a las directrices de una estructura política que se da su baño de culturización cada ARTBO o apertura de Embajada, ha tendido hacia la xenofobia, el racismo, el machismo y la sicosis del terruño criollo, llevado al nivel n en la academia. Pero muchas personas que han viajado fuera del país y han regresado han recuperado una óptica social en la cual cabe preguntarse si acaso en la historia del país no han habido aportes de personas que no sean solamente conservadoras, del género masculino, de pigmentación más caucásica que mestiza o mulata, habladoras de otras lenguas y con otros ritmos y frecuencias. Este país está parado sobre un potencial de diversidad gigantesco, que se ha manifestado con mayor fluidez desde lo musical que desde otros géneros… ¿cuándo la plástica va a empezar a asumir esta realidad como propia y como sustrato creativo, no como ladrillo teórico que estorba?

Es por ahí que empieza esto.
Y no estoy hablando de descartar lo que se ha estado trabajando o de trabajar sólo reggaeton, pero sí estoy hablando de empezar a incluir eso en nuestra agenda: la creación de público pasa por acá.
Fumárselo con o sin filtro es opcional, pero es así.

PROBLEMA #4: No hay alfabetización general sobre lo que implica hacer arte en Colombia. Esto lleva a que tanto estudiantes como profesionales minimicen las partes de mayor carpintería de su trabajo, que les permite realizar la actividad artística, y al público, justificar ignorancia por complejidad.

 

FORMA DE SOLUCIONARLO
-Creación de una página web que sirva de medio de enlace abierto, de software libre, en la cual se reunan los datos de disectación de los proyectos artísticos, con el siguiente ranking:
a) Insumos
b) Fuentes de financiación
c) Desplazamiento físico para realizar la obra
d) Parte del país donde se realizó
e) Fuentes referenciales de la obra
f) Posibilidades de aplicación industrial de la obra
g) Posibilidades de aplicación educativa de la obra

¿POR QUÉ?
Al realizarse este paso a paso, podemos anclar en el presente, el aquí y el ahora, lo que significa el trabajar arte en el país; al soltarlo de libre acceso en la red, podemos permitir su consulta como referencia. Y tomando en cuenta que el arte en Colombia (las cosas por su nombre) tiende a ser BogotaCéntrico, podría ser una muy buena forma de empezar a imaginar las estrategias para que, en otros sitios donde se quiera hacer arte, se pueda implementar y desarrollar mejor el paso a paso de realizar arte. También imaginarse la movilidad de artistas entre los departamentos para generar arte no como un proceso de colonización civilizatoria, sino como un derecho del colombianx tal como lo es el agua potable y por el cual no deben acusar de populista al plantearlo a nadie.

Expongo como imagino esos puntos desarrollados.

a) Insumos: ¿Dónde compré los materiales? ¿Cuánto me cuestan? ¿Por qué tengo que desplazarme ahí en la ciudad? ¿En qué parte del proceso de producción están? ¿Cuántos de ellos son amigables con el medio ambiente y cuántos son recuperables como reciclaje, qué vida útil tienen? ¿Qué destino final tienen los descartes y desechos?
b) Fuentes de financiación: ¿Realmente se pagan las becas a tiempo? ¿Cuánto del costo total del montaje/obra/divulgación cubre una beca? ¿Cuántos préstamos familiares necesito realizar para poder materializar mi trabajo? ¿Cuántos, bancarios? ¿Al finalizar la obra, cuánto tiempo tardaré en trabajar para poder pagar mis deudas generadas por el derecho a exponer? ¿Cuánto es el costo del transporte, luz, agua, comida, etc?
c) Desplazamiento físico para realizar la obra: ¿En dónde me muevo en las localidades? ¿En dónde descanso? ¿Qué rutas estoy obligado a tomar (sea en bicicleta, a pie o en transporte público/privado)? Si estoy en un sólo sitio, ¿cómo es el sitio y cuáles zonas estoy habitando? Si es entre ciudades, ¿cómo me muevo y hacia dónde? ¿Cómo es el tipo de clima en el que estoy moviéndome y elaborando proceso?
d) Parte del país donde se realizó: ¿En qué parte del país realmente se desarrolló mi proceso? ¿Características físicas? ¿Población racial?
e) Fuentes referenciales la obra: Si estoy por internet, ¿qué páginas y contenido multimedia me sirvieron para esto?
Si lo mío es ser ratón de la BLAA, ¿qué estuve consultando? Si estuve con libros prestados, ¿cuáles son, dónde conseguirlos? Si lo hice siguiendo la tutela de un profesor/fotógrafo/músico et al, ¿cuál es su trayectoria de trabajo?
f) Posibilidades de aplicación industrial de la obra: ¿Cómo me imagino un aparato/otros en los cuales se aplique parte del concepto de mi trabajo desarrollado? A escala micro o macro, libre albeldrío.
g) Posibilidades de aplicación educativa de la obra: Si tuviera la oportunidad de crear talleres o colectivos (inclusive, cátedras en colegios/técnicos/universidades) aplicando mi concepto como algo que ayudaría al proceso educativo (se vale tocar temas sociales o temas solamente de estilización y forma), ¿cómo me lo imagino?

Comprendo que muchos lectores no alcanzarán a llegar al final de la lista que propongo… ni que les parecerá relevante. O que, como buenos sarcasticoides, le sacarán meme o mofa al tema. Todo es parte del juego.
Mas sin embargo, para mí el problema no es que lo hagan o no. Para mí el problema es que estoy viendo de una forma rutinaria esa excusa de “es mi arte y todo es super trascendental y da igual” como una pared esquizofrénica que está tornándose insalvable entre las personas que no están en este medio y las que sí lo están, de una forma u otra. Y eso nos está empobreciendo, no nos está aportando: ¿nadie más está cansado de ferias de fin de semana y no semanas que sean exposiciones en línea seriales? Nos está limitando la restricción de temas, nos está cercenando espacios y nos está quitando voz y voto en las decisiones: para este nuevo milenio globalizado, que está naciendo muy agitado, creo que es muchísimo más sensato el saltar del mamertismo desabrido o el gusto irónico hipster y entrar asumiendo las variantes mencionadas como una parte tangible y potente del proceso artístico, porque no se debe subestimar lo que un reaccionario con dinero es capaz de limitar o imitar, y no se debe subestimar que la época influencia, quiera o no, al proceso creativo.

Creo que si se empiezan a asumir muchas de estas cosas podríamos empezar con una cabeza más humilde a comprender no sólo cuando se habla de temas de política (el deporte más aburrido y mejor pago de este país) sino hasta lo de “artistas por la paz” (ugh), pero desde otra óptica, una en la que somos personas capaces de manejar Lo Amplio, no como personas que hablan de la deconstrucción y decolonización de lo que ni siquiera se ha habitado con claridad: ellxs mismxs.
Estoy hablando de usar esto para tatuarse el territorio de lo que implica hacer arte en el país, que está dentro del proceso de cada artista que camina por aquí.
Nada más.

Mientras tanto se quejan los artistas y patean la escalera los ya establecidos a los que intentan posicionarse -por puro deporte-, los músicos van a velocidad ultrasónica en este proceso de integración, de forma hermosa.
Je.
En nuestras narices pasa y no nos damos cuenta, pero fingimos superioridad.
Y esa postura nos convierte a todos en la rubia que muere primero en el apocalypsis zombie. 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s